SEGUINOS

POSADAS

Familias de la chacra 239 fueron relocalizadas y ya viven en el barrio Sol de Misiones

Después de un mes y medio de haber firmado un acuerdo con el Instituto Provincial de Desarrollo Habitacional (Iprodha), las 14 familias que vivían en la chacra 239 de Posadas, fueron relocalizadas en el barrio Sol de Misiones, de Posadas.
Pasaron 20 años de padecimiento debido a las inundaciones cada vez que llovía, y el arroyo La Chancha se desbordaba.

En el último tiempo la situación se agravó porque la Dirección Provincial de Vialidad inició obras de entubamiento, generando complicaciones a estas familias que sobrevivían a la vera del arroyo.
En estos años, los vecinos hicieron numerosos cortes de las avenidas 115 y Andresito, recurrieron a la Municipalidad de Posadas y a otros organismos pero no lograron soluciones. Hasta que finalmente recurrieron al diputado Martín Sereno, del Partido Agrario y Social, y a los referentes del Movimiento Evita Misiones, que comenzaron una serie de gestiones con el presidente del Iprodha, Santiago Ros, con quien se encontró esta solución que ahora se plasmó con el traslado a las nuevas viviendas.

“Crecí en medio del agua”

El acuerdo se hizo con el organismo provincial que ayudó a relocalizar a las familias en 14 viviendas del barrio Sol de Misiones, el coordinador municipal del Programa de Regularización de Ocupación de Espacios Públicos, y el diputado del PAyS, Martín Sereno. Las viviendas que tendrán que pagar mensualmente, poseen servicios de agua potable y energía eléctrica.

“Desde que nací estuve en medio del agua, no conozco otra manera de vivir, ahora tengo 22 años, y lo que más agradezco a Dios es que mis hijos no van a crecer rodeados de humedad, con el agua permanente en las paredes. Y no se van a enfermar como me pasó a mí que desde hace años tengo problemas en los bronquios “, relata María, rodeada de sus dos niños que juegan felices en el patio de su nueva casa.

“Con nosotros cumplieron el Pays y el Evita”

Otra joven madre de cuatro chicos destacó su agradecimiento hacia la gestión del diputado Martín Sereno y su equipo de trabajo. “Nos acompañó todo el tiempo, estuvo en los cortes al pie del cañón, nos prometió gestionar la relocalización y cumplió, y eso no suele pasar con los políticos. El Municipio no hizo gran cosa.
Estamos súper contentos. Hace seis años que vivíamos allá, y la pasamos muy mal. Cada inundación era peor. Los chicos tenían miedo cuando que llovía y subía el agua. Mi hija más grande tiene 10 años, y el bebé ocho meses que ahora tendrán una mejor vida. Creo que esto es el resultado de haber hecho varios cortes de calles, luchamos mucho. Yo no tengo trabajo; pero sé que voy a conseguir, por ahora sólo cobro la asignación; pero ver disfrutar a mis chicos que no se quieren ir más de acá, es un gran regalo”, dice Micaela Martínez.

Otro de los relocalizados es Daniel Martínez y su familia. Él sobrevive haciendo changas, y ya está pensando como agrandar su vivienda que tiene un patio muy grande. Cuenta que se mudaron con mucha alegría y emoción, porque siente que recién ahora podrá vivir dignamente en su vivienda sin que se inunden.

“Como mínimo estuve más de seis años viviendo alrededor del arroyo La Chancha; pero por los desastres que sufrimos parece que fueron como 50 años sin tener respuestas, hasta que por fin la lucha tuvo resultados”.

Daniel tiene una familia numerosa con 11 hijos, entre ellas una con asma y cuatro chicos. Dice que fue muy terrible vivir así. Por causa de la humedad, tuvo que hacer una casa con piso flotante para que la humedad no le llegara tanto a su hija; pero igual se enfermaba.

“Ella estuvo conmigo también en el corte porque quería salir de ahí, tener su propia casa, y con esta relocalización se pudo lograr, y ahora está más tranquila. Vamos a ir agrandando las piezas porque la casa es chica; pero no importa eso; después de un tiempo se van a ir acomodando las cosas, lo importante es habernos ido de la chacra 234. Yo vivo de mi trabajo, hago changas; mi mujer tiene el subsidio por ser madre de siete hijos que no alcanza, pero tratamos de rebuscarnos como se pueda. Ahora vivir en esta casa nos da más fuerzas para salir adelante entre todos”, subraya.

Daniel también agradece la tarea de los militantes del PAyS: “Sin la mano que nos ofrecieron hubiera sido todo mucho más difícil porque la Muncipalidad de Posadas siempre nos dio la espalda. Sereno se ocupó de nuestro problema y eso no lo vamos a olvidar nunca”, resalta.

 

Festejo comunitario en el Sol de Misiones
Al segundo día de haber sido relocalizado, Carlos Aquino se juntó con varios vecinos de su cuadra y organizó un almuerzo comunitario. Estaban felices festejando. Señala que con el traslado a este barrio terminaron 12 años de sufrir la humedad, lluvia, del agua que se metía en sus casas y mojaba los muebles “Ahora festejamos entre los vecinos, y estamos contentísimos. Tuvimos una larga lucha, los chicos corrían mucho peligro por la electricidad de los cables precarios y por el desborde del Arroyo La Chancha que se llevó la vida de un nene de 8 años, y fue muy triste”.
En el barrio Sol de Misiones no hay un CAPS, sí tienen un destacamento policial y una escuela grande que viene muy bien, porque hay muchos chicos en edad escolar entre las familias. “Así que acá estamos después de tanta lucha, sabiendo que valió la pena el sacrificio”, reflexionó Martínez.

Todos los testimonios son recurrentes en cuanto a la alegría enorme que los embarga por lo que dejaron atrás: “Cada vez que llovía la mitad de la casa de mi hija se inundada, y los chicos vivían enfermos”, señala la madre de Gloria Ramírez, que se quedó cuidando a los nietos mientras su hija trabaja.

Ella vende productos en la feria y cobra el beneficio por ser madre de siete hijos. En su casa ya conectaron la luz y los chicos se sienten mucho mejor. “Hay mucha diferencia con lo que era vivir allá en un lote de la chacra 239. Acá está en un lugar que será propio y lo van a cuidar”, sostuvo la vecina.

Maximiliano, su esposa e hija de tres años acomodan sus muebles y ya programan los cambios, el jefe de hogar es albañil y planea ampliar la vivienda.

“Es muy lindo estar acá. Por fin se concretó el traslado. Hace cinco años que vivíamos en la chacra 239, y la pasamos muy mal. El arroyo pasaba frente a mi casa, y el barro que bajaba de la calle, y los bichos eran insoportable. Estábamos cansados de cortar las calles; pero también sabemos que gracias a esa lucha tuvimos la posibilidad de estar hoy en este barrio. Y gracias al diputado Sereno que su puso a trabajar por nosotros. Estamos muy contentos de comenzar de nuevo en este barrio”, agrega.

“Trabajar en mejorar la vida de familias empobrecidas”

El legislador del bloque del Pays manifestó que no fue fácil consensuar una solución; pero finalmente se logró. Las familias llevaban mucho tiempo de reclamo con actas y acuerdos no cumplidos, hasta que realizaron un corte de la avenida por más de 15 días motivados por la desesperación; no podían seguir viviendo así. Hoy las autoridades del Municipio de Posadas hablan de este logro como si fuera gestión municipal del intendente Joaquín Losada, y en 20 años jamás propusieron una solución. Es más, el funcionario de Regularización de Espacios Públicos, Jorge Atencio admitió la imposibilidad de relocalizar a estos vecinos.

“Trabajamos en un relevamiento donde detallamos la documentamos y la situación de cada familia, y nos acercamos a Iprodha para plantear la urgencia del caso, con apoyo de la Defensoría del Pueblo, el Ministerio Derechos Humanos, y la Municipalidad que reconoció la imposibilidad de relocalizar a estos vecinos. Por eso requerimos excepcionalmente el mecanismo impulsado por el Iprodha para dar solución a las familias, y acordamos la relocalización”, remarcó Martín Sereno.

Expresó que esto es parte del trabajo del Pays: “mejorar la calidad de vida de las familias de sectores vulnerables, tratando que donde existen necesidades, haya derechos desde la gestión, y también desde lo legislativo en cada uno de los municipios, barrios, colonias y parajes que recorremos”, indicó el diputado.

Descargar Semanario Seis Páginas