SEGUINOS

POSADAS

Festejos: advierten que se realizará un “fuerte control” para prevenir actos vandálicos

Ante la convocatoria lanzada a través de redes sociales de Internet a festejar en la avenida Costanera “Monseñor Jorge Kémerer”, de Posadas, con lanzamiento de botellas, desde el Ministerio de Gobierno salieron a advertir que, tal como se hiciera en la celebración de Noche Buena y Navidad en diferentes lugares, la policía trabajará “fuertemente” en la prevención durante los festejos de Fin de Año, “principalmente algunos convocados por redes sociales”, observó su titular, Jorge Franco.

Es que en esos mensajes virtuales invitan a participar de tales actos vandálicos que suponen la destrucción de bienes -automóviles y elementos del paseo público posadeño- y sobre todo representan riesgos para la seguridad de los que participan y de quienes transiten por ese sector de la ciudad.



Los festejos del último 24 de diciembre en la Costanera de Posadas, donde un grupo de adolescentes en respuesta a una convocatoria realizada en Facebook, llevó a cabo una “guerra de botellas”, poniendo de este modo en riesgo la seguridad propia y de los demás, “ha puesto de manifiesto la falta total de respeto a (…) derechos fundamentales. Es por todo ello que no se condena la convocatoria a reunirse para festejar todos juntos en la Costanera. Lo que no se puede permitir y tolerar es que dicho festejo se vea manchado por un abuso de los derechos que cada persona tiene como sujeto de derechos”, expresa un comunicado de la Subsecretaría de Prensa en base a fuentes del Ministerio de Derechos Humanos.


Habría unos 250 efectivos policiales


Los periodistas Germán Galarza y Jorge Kurrle analizaban lo sucedido en la Nochebuena y la intención oficial de evitar nuevos desmanes, redoblando la presencia policial, especialmente en la Costanera. Fue allí donde un joven que hacía acrobacia con su motocicleta chocó un auto estacionado y el incidente generó un altercado entre los conductores de ambos rodados, quienes después buscaron el “apoyo” de sus “bandas”. Todo terminó, finalmente, “a los botellazos”. Ahora la Policía analiza duplicar la dotación de 120 efectivos apostados en el principal paseo de la ciudad donde para recibir la Navidad se agolparon allí unas 70 mil personas.


 


No habrá en cambio, “ley seca” como sucede cuando la estudiantina, festejo estudiantil durante cuyo desarrollo se prohíbe la venta y consumo de alcohol en la zona. Ahora sí podrán venderse en bares y restaurantes, con la excepción de la prohibición a menores. En cambio, había intenciones de recurrir al operativo “zócalo” que en Corrientes dio buen resultado y consistió en impedir el ingreso con botellas de parte de peatones y automovilistas.


 


Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas