SEGUINOS

POSADAS

Fortaleza y entereza: perdió a su hija por un cáncer y ahora ayuda a niños con enfermedades oncológicas

En su visita a los estudios de C6Digital, Noelia Domínguez comentó todo lo que pasó desde que se enteró que su pequeña de nueves meses tenía cáncer. Tuvo que enfrentar todo el proceso junto a ella hasta que finalmente la pequeña falleció. Lejos de dejarse vencer por la pena, decidió ayudar a pacientes oncológicos del Hospital de Pediatría porque la sonrisa de ellos tras recibir un juguete o una golosina “es lo más gratificante que existe”.

Remarcó “estoy orgullosa de que el nombre de mi hija esté presente en todos lados. Luna se nos fue cuando tenía un año y siete meses. Desde ese preciso momento empezamos a pensar en cómo ayudar a pacientes como ella”. Comentó que estuvo 10 meses dentro del hospital acompañando a su hija, incluso en Buenos Aires. “Allí uno vivencia en carne propia todo. Aprendí a transformar el dolor en amor”, subrayó.

Sobre la enfermedad de Luna, detalló que le diagnosticaron cáncer a los nueve meses y que al principio “ella reaccionó muy bien a la quimioterapia. Empezó a caminar y hablar, cosas que creíamos que no iba a poder hacer después de un cirugía tan brutal”.

Luego de un tiempo, una resonancia detectó que el tumor había avanzado mucho y que el final se aproximaba. “La enfermedad era muy agresiva. Sólo teníamos que esperar que todo termine, lo sabíamos pero nos quedamos a pelear junto a ella. Cuando me dijeron la peor noticia, que ya no había chance de que se salve, la tenía a ella en brazos. La doctora me dijo que iba a ser como una pequeña luz que de a poco se iba a ir apagando”, explicó.

Finalmente el 9 de octubre del 2017 falleció Luna. “Ella se fue con mucha paz. La última canción que yo le puse fue una de Abel Pintos que se llama “Sin principio ni final”. Cuando vamos al cementerio siempre la ponemos. Se fue muy tranquila y me transmitió eso. La noche anterior le pregunté a la enfermera qué hacer cuando veo que se está yendo y me dijeron que reaccione como me salga, fue todo tranquilo”.

Recordó que preparó todo para la última despedida porque ya se sabía el final. “Fue difícil explicarle a sus dos hermanos. Pero nos dimos cuenta de que todo pasa por algo, ella nos dejó un propósito y por eso para fin de año ya estábamos haciendo donaciones al hospital”, añadió

Noelia recibe donaciones en su casa y también en la de su madre. Los interesados pueden escribirle a la página de Facebook Luna Olivia Domínguez o contactarse al 3764-379732. “Lo hacemos todo a pulmón; el mejor regalo es ver la sonrisa de los chicos”, destacó.

La tía de Luna, Silvana, desde el 2015 trabaja en voluntaria en Creación, una asociación que trabaja con niños que padecen cáncer. “Ya conocía a muchas familias que pasaron cosas así y jamás pensé que nos podía pasar a nosotros”, reconoció.

“Empecé en 2015 en Creación limpiando juguetes, jugando con los chicos. Veía a los padres y siempre me pregunté cómo hacían. Nunca me imaginé estando del otro lado. Todavía me pregunto cómo hicimos para superar, pero lo hicimos”, enfatizó

Descargar Semanario Seis Páginas