SEGUINOS

POSADAS

Fraccionadoras dicen que será lenta la recuperación del cupo de garrafas en el NEA

La escasez de gas envasado subsidiado que enfrenta la región no sería un problema de fácil solución y, pese a las promesas de aumento de cupo que se realizan desde la Nación, normalizar el abastecimiento podría demorar varias semanas e incluso meses. El motivo de la falta del insumo, que con el registro de bajas temperaturas se vuelve cada vez más necesario, sería el desarme de la cadena de comercialización y los empresarios del rubro advierten que su recomposición podría demorar, según publica la prensa correntina.

Desde las distribuidoras señalaron que en las últimas horas hubo un pequeño aumento en cuanto a la cantidad recibida, pero aclararon que los cupos asignados siguen sin completarse. Además, aseguraron que aún no llegaron volúmenes extra para ninguna de las provincias de la región.



Para lograr revertir la actual escasez de Gas Licuado de Petróleo (GLP) en las provincias de la región no serían suficientes los cupos extra que debería enviar la Nación. “El principal problema es que los envíos no llegan en tiempo y forma, así que mientras no se regularice eso, lo adicional no va a servir”, explicó a El Litoral el gerente regional de Amarilla Gas, Gustavo Nícoli.



“El atraso en los envíos es muy grande y venimos así desde hace varios meses, por eso es que trabajamos mal y obviamente el mercado se vació”, señaló. El referente de Amarilla Gas indicó que “la solución del problema estará en el ritmo y la logística, porque es necesario que ingrese mucho producto para poder volver a una situación normal, pero esto podría tardar semanas o meses”.



En ese sentido, el director de Comercio de la Provincia (de Corrientes), César Barrios, expresó que además del aumento en el consumo que se registró desde la implementación del subsidio al GLP, la distribución fue otro de los factores que provocó la actual escasez. “Acá no sólo que no se completan los cupos, sino que reparten mal y recortan los envíos, dejando a las empresas desabastecidas”, detalló ante el Litoral y consideró que “para solucionar el problema se necesitará más volumen y equilibrio en la distribución”.



Aunque el representante de Amarilla Gas admitió que en los últimos días comenzó a entrar una mayor cantidad del insumo, aclaró que corresponden a los cupos asignados y que “aún no llegó nada adicional para las provincias de Formosa y Chaco”.



Cabe recordar que estos distritos ya cuentan con la confirmación nacional del envío de más de 1.000 toneladas extra para cada una en lo que resta del año. “Lo importante es que hemos comenzado a recibir el producto en forma más continua y en mayor cantidad, lo que nos hace suponer que si la tendencia se mantiene, las empresas estarían en condiciones de empezar a revertir la situación”, resaltó Nícoli. El representante de la firma agregó que “teniendo en cuenta la logística y los niveles de consumo, que en esta época del año son altos, la normalización va a ser complicada porque no será fácil recomponer una cadena de comercialización que quedó vacía por todos lados”.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas