SEGUINOS

INTERNACIONALES

Francisco se reunió con ocho víctimas irlandesas de abusos sexuales

“El papa Francisco se reunió este sábado por la noche durante hora y media con ocho sobrevivientes de abusos cometidos por clérigos, religiosos o en instituciones” de la Iglesia, explicó el portavoz del Vaticano, Greg Kerry.

Este encuentro muy esperado con “sobrevivientes”, en parte identificados en un comunicado del Vaticano, se realizó al terminar el primer día de la visita del papa a Irlanda.

Entre las ocho personas se encontraba una víctima, que quiere permanecer anónima, del sacerdote católico Tony Walsh, que abusó de niños durante dos décadas antes de ser encarcelado.

El papa también recibió a Marie Collins, septuagenaria irlandesa que fue víctima a los 13 años de un sacerdote cuando estaba en un hospital. El padre Patrick McCafferty, también recibido por el papa, fue agredido cuando era seminarista en los años 1980. Un empleado de la ciudad de Dublín, Damian O’Farrell, sufrió abusos a los 12 años, según la prensa irlandesa.

Al llegar al país, Francisco reconoció su “vergüenza” y “sufrimiento” ante “el fracaso” de la Iglesia por no haber afrontado de forma adecuada “los crímenes innobles” del clero en Irlanda.

El primer ministro irlandés, Leo Varadkar, urgió al Sumo Pontífice a que se haga “justicia” para las víctimas de abusos cometidos por eclesiásticos en “el mundo entero”. Varadkar, homosexual y símbolo de una nueva Irlanda liberal, abogó porque “las víctimas y los sobrevivientes obtengan justicia, verdad y curación”.

“Actualmente debemos asegurarnos de que las palabras vayan seguidas de acciones”, insistió el gobernante, en un discurso en el castillo de Dublín, junto al papa, al que “por encima de todo” pidió que “escuche a las víctimas”.

Este viaje papal a Irlanda, iniciado el sábado -el 24º de Francisco al extranjero-, se produce en un momento muy delicado para el futuro de la Iglesia católica, sacudida la semana pasada por sórdidas revelaciones de viejos abusos sexuales cometidos en Estados Unidos.

Desde 2002, más de 14.500 personas se han declarado víctimas de abusos sexuales cometidos por sacerdotes en Irlanda. La jerarquía católica irlandesa ha sido acusada de haber encubierto a centenares de estos sacerdotes.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis Páginas