SEGUINOS

POSADAS

Frontera caliente: entre capo narcos y sicarios

El Nordeste Argentino es visto actualmente como uno de los lugares donde las organizaciones criminales dedicadas al contrabando de estupefacientes, asesinatos por encargo, tráfico de cigarrillos de manera ilegal, tienen un espacio para intentar burlar la ley, pero por sobre todas las cosas tener una mayor interrelación con otros centros delictivos del Mercosur. Las actividades delictivas se acrecentaron en los últimos tiempos. 2013, según las autoridades, fue un año de grandes procedimientos en materia de narcotráfico y Misiones fue escenario de dos de los golpes más importantes en la historia de la lucha contra las drogas en el país. Lo analiza y publica el Semanario /6p TV en su edición Nº 213

Paraguay, Bolivia, Brasil y Chile son así centros de recepción o emisión de productos ilegales que tienen su mayor parte organizativa en las grandes capitales de la República Argentina, pero que tienen un canal de conectividad por medio de Misiones, Chaco y Formosa.
Es así que las prácticas se acrecentaron en los últimos tiempos. 2013, según las autoridades, fue un año de grandes procedimientos en materia de narcotráfico y Misiones fue escenario de dos de los golpes más importantes en la historia de la lucha contra las drogas en el país.
La capital provincial era el lugar elegido por Héctor Gallardo, un cordobés sindicado como uno de los narcotraficantes más peligroso de la región, su poder y corrupción se ramificaba en los grandes centros urbanos del país como Santa Fe, Capital Federal, Córdoba y Posadas. Mientras que Paraguay, Bolivia e incluso Colombia serían sus proveedores.
La concesionaria, la fachada 
Gallardo tenía en Posadas una concesionaria de autos en avenida Quaranta y Padre Serrano, a pocos metros de la terminal de ómnibus. Cuando finalizaba el año, el lugar fue allanado por orden del Juzgado Federal en lo Penal 1 de Córdoba en donde comenzó la investigación hace más de un año. 
Según consta en los expedientes de este juzgado, en Posadas el modus operandi era transportar droga a otros puntos del litoral escondidos en los autos que se comercializaban en la concesionaria.
Más de 200 mil dólares, oro, y miles de pesos además de 26 autos fueron los resultados del allanamiento del mes de diciembre que permitió conocer además que el capo narco edificaba una gran mansión en un terreno contiguo a su empresa fantasma.
Pero no todos los jefes del tráfico de drogas eligen el ruido y la exposición de la capital misionera, tal es el caso de Slawomir Polus que en la quietud de Colonia Mado lideraba un imperio conseguido por medio de las drogas y que llevaron a las autoridades a reconocerlo como el criminal más buscado de la Argentina.

El Francés de Mado 
Polus al igual que Gallardo tenía contactos en Paraguay y Bolivia pero los puntos de entrega eran Buenos Aires, Mendoza y Chile, en donde también tenía lugartenientes de su imperio de narcotráfico.
“El Francés” como lo conocían en la zona fue detenido en el mes de febrero de 2013 luego de un amplio operativo de la Policía Federal en la localidad de Eldorado . La orden provino del Juzgado Federal a cargo del Dr. Luis Casals, que meses más tarde dispuso la detención inmediata de quien era la mano derecha de Polus, un hombre llamado “Arturo” y que vivía oculto en el pequeño pueblo de Los Andes a escasos metros de la cordillera.
Tanto Polus como Arturo se encuentran en Unidades de máxima seguridad y se espera que para mediados de  este año la justicia eleve la causa al tribunal por el delito de “tráfico de estupefacientes” por lo cual podrían pagar con una pena de hasta 12 años de prisión efectiva.


Asesinos por encargo merodean el Norte misionero 
Otro fenómeno delictivo que está arraigado desde hace muchos años en el Norte de la provincia es el de los asesinos a sueldo o “Sicarios” que comúnmente provienen del Paraguay y son contratados por las organizaciones delictivas para realizar los denominados “trabajos sucios” que consisten en ajustes de cuentas o mensajes mafiosos, que muchas veces le cuesta la vida al destinatario.
El último mes del año 2013 también dejó claros signos de la tranquilidad con la que se manejan estos individuos en Misiones, tal es así que la noche del viernes  20 de diciembre un grupo armado conformado por dos hombres y una mujer se robaron a punta de pistola el cuerpo de Marcos Martínez, un peligroso delincuente conocido por su fama de sicario en Paraguay. 
Martínez estuvo pagado en Montecarlo para terminar con la vida del ex concejal y empresario Mario Cabañas, pero antes de lograr su cometido fue ultimado por la víctima, que posteriormente falleció en manos del contratista de Martínez.

De película 
Según trascendidos de fuentes judiciales los sicarios se manejan con códigos que les indican que se prefiere la muerte que la cárcel y que si uno de ellos muere, el cuerpo debe descansar en panteones especiales en su lugar de nacimiento. Estas versiones explicarían en parte el robo del cadáver de Martínez y su traslado en canoa hasta el Paraguay.
“Rojas desapareció el 24 de diciembre del 2012, cuando tomó un viaje y no regresó a su casa y su cuerpo mutilado y baleado fue encontrado el 29 de ese mes. Pero fue muerto el mismo día del secuestro”, determinó la autopsia.
Si bien los controles de fuerzas federales y provinciales en la zona caliente de la costa del Paraná son variados, todavía existen espacios que escapan a los ojos de la ley y que muchas veces se transforman en una realidad de la que algunos prefieren no hablar.
Por otra parte, los investigadores judiciales se ven atados de manos para avanzar en las pesquisas en muchos casos ya que tanto los sicarios como los jefes narco que operan en puntos estratégicos de la provincia y la región, imponen el respeto a través de la violencia y mensajes mafiosos, que deja a las autoridades limitadas en su accionar.
Un ejemplo de esto es la camioneta baleada frente al Juzgado de Instrucción 3 de Puerto Iguazú que pertenecía a un testigo que pretendía testificar contra uno de los tres detenidos de nacionalidad paraguaya detenidos en el caso del homicidio con tinte mafioso del remisero Jorge Rojas.
 (www.seispaginas.com)
Por otra parte, los investigadores judiciales se ven atados de manos para avanzar en las pesquisas en muchos casos ya que tanto los sicarios como los jefes narco que operan en puntos estratégicos de la provincia y la región, imponen el respeto a través de la violencia y mensajes mafiosos, que deja a las autoridades limitadas en su accionar.
Un ejemplo de esto es la camioneta baleada frente al Juzgado de Instrucción 3 de Puerto Iguazú que pertenecía a un testigo que pretendía testificar contra uno de los tres detenidos de nacionalidad paraguaya detenidos en el caso del homicidio con tinte mafioso del remisero Jorge Rojas.
Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas