SEGUINOS

PROVINCIALES

Fuerza de intervención en Misiones: la DEA capacitará a policías de la provincia

image_pdfimage_print

La Administración para el Control de Drogas de EE.UU. brindará capacitación a las interfuerzas del grupo especial para evitar el posible ingreso de estupefacientes al país. El Ministro de Gobierno Marcelo Pérez destacó la noticia y dijo que es una acción promovida por el Gobierno provincial y el resultado del “esfuerzo mancomunado y la excelente relación que existe entre el presidente Mauricio Macri y el gobernador Hugo Passalacqua que, a pesar de ser oposición”.

La ministra de Seguridad Patricia Bullrich se llevó este viernes de Washington el compromiso para crear pronto una “task force” contra el crimen internacional y el narcotráfico para el Noreste argentino, con analistas de inteligencia de la DEA. Además, la delegación argentina busca colaboración estadounidense para revitalizar un centro de análisis en la Triple Frontera para poder determinar cuál es el alcance real del Hezbollah en esa zona caliente.

La ministra conversó con periodistas argentinos en Washington, antes de partir para Miami, donde se unirá al ministro de Defensa Oscar Aguad y seguirá su gira con visitas al Comando Sur en Key West. Bullrich llegó el miércoles a la capital estadounidense y tuvo reuniones en el Departamento de Estado, en el Congreso, en el FBI, la DEA y Homeland Security (seguridad interior).

Explicó que en los encuentros se avanzó con la creación de una task force, similar a la que funciona en Salta para el Noroeste, pero con sede en Posadas. Según dijo Bullrich, se abrirá próximamente (antes de la cumbre de mandatarios del G20, en noviembre) con la presencia de unos 5 o 6 analistas de la DEAque se dedicarán a reunir y analizar información para que se preparen las acciones de acuerdo a esos datos. Por ejemplo, cómo va cambiando el patrón de ingreso de la cocaína o cuál es la mejor manera de control.
En los distintos encuentros, los funcionarios estadounidenses manifestaron a la delegación argentina su preocupación por la presencia del grupo pro iraní Hezbollah en la Triple Frontera,señalado como autor de atentados terroristas. En ese sentido, “propusimos a las agencias de EE.UU. que se instalen en la Triple Frontera”, dijo Gerardo Milman, secretario de Seguridad Interior, que forma parte de la delegación. “Es importante tener una mirada más profunda sobre lo que está ocurriendo allí, sobre todo porque este año tenemos la cumbre del G20”, agregó.

Bullrich señaló que en el Departamento de Estado hubo una buena recepción de este tema. “Necesitamos dejar la teoría para bajar a una información más concreta sobre Hezbollah”, dijo la ministra, y agregó que quieren también investigar cuáles son las relaciones de este grupo no solo con el terrorismo sino con el narcotráfico y el lavado de dinero.

La ministra dijo que la cumbre del G20 “es un punto de atracción importante. Una persona de Ciudad del Este puede cruzar por cualquier lado”. Explicó que ya existe un centro de análisis en la Triple Frontera hace años, pero que está “achanchado”. “Necesitamos tener otra dinámica, necesitamos expertos sobre antiterrorismo,” resaltó.

La delegación argentina llegó con una lista de elementos que pidieron a las distintas agencias estadounidenses para que colaboren con la seguridad de la cumbre de noviembre. Esta lista incluye elementos anti-ataques químicos (equipos detectores de gases, de ventilación, kits portátiles de análisis de aguas, máscaras de protección, etc) y anti-explosivos (robots de desarme, trajes antiflama, sistemas de ultrasonido para vehículos y equipos de comunicaciones para protección civil). También handys sumergibles, inhibidores de señales, drones de videofilmación y softwares específicos. “Vinimos con una lista de cosas que precisamos, pero nos den o no estamos preparados”, dijo la ministra.
En las distintas reuniones, sobre todo en el FBI, también se debatió la nueva “doctrina” de seguridad que el Gobierno busca implementar a partir del caso del policía Luis Chocobar, que mató a un delincuente que acababa de acuchillar a un turista estadounidense en La Boca y fue recibido por el presidente Mauricio Macri en la Casa Rosada.

En la academia de la agencia en Quantico se habló de la doctrina “Tueller”, que es un ejercicio de autodefensa contra alguien que usa arma blanca. Este protocolo surgió por el caso del sargento Dennis Tueller, de la policía de Utah, que determinaba que un atacante con un cuchillo puede cubrir una distancia de 6,4 metros en 1,5 segundos y en ese lapso el policía debe evaluar el riesgo de que lo hiera o hiera a terceros. Equipara así el arma blanca a una de fuego. Este ejercicio figura también en el manual de defensa policial argentino.

La ministra señaló también que buscan tomar el modelo del FBI, es decir que primero sea la fuerza la que analice la evaluación que el agente hizo del escenario “en ese momento” y que, solo si hay dudas, se eleve a los fiscales. “Que un juez tome el caso cada vez que hay un enfrentamiento en la Argentina genera parálisis. Necesitamos policías que vayan al lugar del hecho y repriman el delito en el momento” y “que las fuerzas sientan que el Estado las protege en sus acciones legítimas. Si hay acciones ilegítimas se verá.”

Consultada sobre si esa política podría significar el respaldo a la violencia policial, como alertó José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch para las Américas, dijo que esa mirada “en la Argentina nos ha costado el aumento de la violencia”. La ministra agregó: “Que la población tenga que pagar policías paralizadas es lo peor que nos puede pasar. Necesitamos policías que sepan que el trabajo no va a ser su tumba”.

Semanario Seis Páginas
Semanario Seis Páginas 445