SEGUINOS

POSADAS

Fútbol: Crucero inició con una victoria el undecagonal

Crucero del Norte derrotó a San Martín de Tucumán por 2 a 0 en el comienzo del undecagonal del Torneo A. Fernando Márquez anotó los dos goles del “colectivero” que así arrancó de la mejor manera la recta final hacia el Nacional B.

En el inicio del Undecagonal, Crucero del Norte se sacó de encima un peso pesado como San Martín de Tucumán. Le ganó 2 a 0 con dos goles de Márquez. Pegó primero, se defendió bien y liquidó al final.

Pegar primero te permite pegar dos veces. Todas las dudas y toda la expectativa que había en la previa se disipó en el arranque del juego, con un furioso ataque local donde Márquez, se llevó puesto a toda la defensa tucumana y el posterior centro, encontró el pie de Leandro Martínez que la desvió y se fue apenas arriba.

Confundido, ahogado, presionado, el visitante no reaccionaba y Crucero tuvo otro electrizante ataque por izquierda que terminó en la definición de Márquez para poner el 1 a 0 a los 2 minutos de partido.

Fiesta en las tribunas y tranquilidad en los jugadores de Crucero que, como en las viejas épocas, salieron a presionar de entrada, encontraron la ventaja y después, cedieron terreno y aunque el Santo de la Ciudadela manejaba el balón, no tenía profundidad.

El Ratón Ibañez tenía que salir de la cueva para conectarse con la pelota y quedaba muy aislado Ring Ring Balvorín que jamás pesó en ataque. Por las bandas ni Hoyos ni Lescano desbordaban y la sobria tarea defensiva de los misioneros, permitió controlar al oponente y generar algunas contras con el encendido Fernando Márquez.

La mínima ventaja dejaba el partido abierto para el segundo tiempo. Beraldi saltó a la cancha en San Martín para sumar gente en la mitad de la cancha y defender con tres en el fondo. El equipo del Tigre Amaya asumió los riesgos de algún contragolpe de la sociedad Márquez-Martínez pero fue al frente.

Es que este Undecagonal no te da revancha y cada partido es una final por el ascenso. Y San Martín fue y fue y chocó casi siempre con un renovado Juan Matto, el paraguayo que jugó en un altísimo nivel como hace rato no ocurría. Firme por arriba, atento en los cierres y duro en el mano a mano. Tomasini fue regular y el reaparecido Gaona, sólo intervino en un cabezazo de Nuñez que la manoteó al córner.

Ricardone se la rebuscó bastante bien cuando lo encaró el Ratón Ibañez y solo alguna pelota parada podía modificar el resultado.

A defender la ventaja
Antes de que el partido entrara en los dramáticos minutos finales, Dechat fue acomodando las piezas para no sufrir sobresaltos. El Colorado Nievas fue la rueda de auxilio que necesitaba Marczuk, Zampedri ayudó a Márquez a presionar a los defensores y generar contragolpes y Semino aportó el juego aéreo para los instantes definitorios.

Un contragolpe con Márquez definiendo cerca de un palo fue la más clara hasta que en tiempo de descuento, Cuqui, el mejor de la cancha encaró hacia el área, fue derribado por Oviedo (vio la roja por doble amarilla) y el mismo número 10 cambió por gol en la última jugada del partido.

El 2 a 0 fue un gran premio por el sacrificio, entrega y concentración de los jugadores. Fue un regalo para el numeroso público que llegó hasta el Andrés Guacurarí con la ilusión de bajar a un grande. San Martín no supo cómo entrarle al elenco misionero y ya quedó en desventaja para las próximas finales. En casa no se puede fallar y Crucero cumplió. La esperanza misionera ya ganó la primera y ahora prepara la excursión a Santiago del Estero en otro peldaño que lo puede acercar al ascenso.

Fuente: Club Crucero del Norte

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas