SEGUINOS

POSADAS

Fútbol: Crucero mereció más pero empató con Brown de Madryn

Crucero igualó sin abrir el marcador en Santa Inés con Guillermo Brown de Puerto Madryn, en el partido de ida de la promoción “B” Nacional-Argentino “A”. El encuentro fue trasmitido por /c6 a través de la Televisión pública. En la revancha el “Colectivero” deberá ganar para lograr el ascenso.

Sensaciones encontradas después del 0 a 0 ante Brown de Madryn. Bronca porque en la Promoción es casi obligatorio ganar en casa para cuidar la ventaja de visitante y Crucero no pudo salir del 0 a 0. Conformismo porque el equipo no se guardó nada, entregó todo, fue superior en varios pasajes del partido y chocó con el invulnerable arquero Pereyra. Y la gran incógnita de esperar la revancha del sábado en el Sur del país, donde será el elenco misionero el único obligado a ganar porque, con el empate, el equipo de Puerto Madryn mantendrá la categoría y seguirá un año más en la Primera B Nacional.

Un marco espectacular, sencillamente inolvidable para volver a vivir en la provincia después de casi dos décadas, un partido oficial de Nacional B. Porque eso es lo que fue, un encuentro donde está en juego un cupo para la temporada 2012-2013 y representando al fútbol de la tierra colorada está Crucero, después de 40 partidos interminables en el Argentino A, de cosechar 75 puntos y de sumar más de 20 mil kilómetros en viajes por todo el país.

La gente acompañó, vino la TV Nacional, los jugadores locales no desentonaron y jamás se notó la diferencia de categoría.

Sólo faltó el triunfo, sólo faltó el gol para coronar una verdadera fiesta en Santa Inés donde miles y miles de almas quedaron con el grito atragantado por dos remates de Márquez que no entraron, el cabezazo de Mosevich que sacó el arquero, el gran disparo de Polaquito Cabrera que el uruguayo Pereyra desvió al córner o las oportunidades desperdiciadas por Leandro Martínez.

Como todo el gasto lo tenía que hacer Crucero, a Brown no le disgustaba la idea de esperar y aprovechar la velocidad de Diego Giménez para la contra o el oportunismo de Klussener.

Tempesta, el DT visitante, sabía que los misioneros iban a dejar algún resquicio para generar situaciones concretas pero no contaron con la astucia de Gaona, el experimentado arquero que salvó milagrosamente su arco a los 7 minutos cuando Klussener desvió de cabeza un centro de García, o cuando Diego Giménez sacó un latigazo abajo junto a un palo.

Cancha pesada, muy embarrada, hacía difícil la circulación aunque el que primero hizo pie fue Crucero, con un gran trabajo del Colorado Nievas Escobar, el reemplazante de Marczuk, que aportó recuperación y criterio como buen ladero de Franco Cabrera. Después, en ataque, todo quedaba supeditado al vértigo de Márquez, quien sacó a pasear muchas veces al Gigante Stang y tuvo un par de opciones para convertir.

La más clara fue a los 27, cuando Motta le metió un gran pase dentro del área y Cuqui, a la carrera, remató fuerte por arriba del travesaño. Enseguida Klussener aprovechó un descuido de Tomasini y encaró mano a mano, pero Gaona se estiró y tapó abajo de manera brillante. Y antes de que finalizara el primer tiempo.

Franco Cabrera metió un remate muy bien colocado contra un palo y cuando se aprestaba a iniciar el festejo del gol, el arquero Pereyra metió un manotazo increíble y la despejó al córner.

La mejor versión de Brown de Madryn se vio en el primer tiempo, porque en el segundo, salvo un anticipo de Klussener que otra vez Gaona salvó magistralmente, después fue todo de Crucero.

A los 8 minutos, una gran jugada por derecha de Márquez derivó en un centro rasante que Leandro Martínez definió mal de cara al gol. Enseguida Cuqui tuvo otra oportunidad y lo trabaron justo y una trepada de Juan Cabrera derivó en un centro que cortó justo Pereyra, cuando se relamía Martínez.

Desde el banco Dechat mandó toda la experiencia a la cancha y se la jugó por Mosevich, Soto y Del Bono. El Flaco de Corrientes casi se transforma en héroe cuando a los 26 minutos, le ganó a todos en las alturas y metió un cabezazo bombeado que Pereyra inexplicablemente la sacó al córner.

Cuatro minutos más tarde Martínez, de cabeza, provocó otra gran estirada del arquero y a los 43, Motta otra vez habilitó a Márquez que definió con mucha clase y nuevamente respondió el 1 de Madryn.

Por arriba, por abajo, por derecha, por izquierda, adentro del área, con remates de media distancia. De todas las maneras buscó Crucero y no pudo quebrar el cero. La diferencia que necesitaba en casa no la pudo conseguir y tendrá que arriesgar y jugársela el sábado en Madryn.

La serie está abierta, el triunfo como visitante es posible y quizás el gol que no entró en Santa Inés, aparezca en el Sur, el único obstáculo que se le presenta al Colectivero, en su sueño por conseguir el ascenso a la Primera B Nacional.

Fuente: sitio Club Crucero del Norte

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas