SEGUINOS

DEPORTES

Fútbol posadeño: en Villa Sarita ganaron los violentos

El partido que debían disputar este domingo Guaraní Antonio Franco y Huracán, por la 10ma fecha del Torneo Anual Clasificatorio de la Liga Posadeña, debió ser suspendido debido a los hechos de violencia que se sucedieron entre hinchas de ambos clubes.

Todo comenzó en la previa del partido cuando sobre calle Ivanoski se cruzaron los simpatizantes y la policía debió dispersarlos utilizando la fuerza, lo que en principio retrasó 30 minutos el inicio del juego.

Los barras visitantes, que pasaron en caravana por donde se reunía gran parte de la barra de la “Franja”, sufrieron piedrazos, las casas con rompeduras de vidrios, destrozos en autos y motos; es por eso que el juez principal luego de hablar con el jefe del operativo policial, y al no tener garantías de seguridad sobre lo que iba a suceder, decidió suspender el choque entre el local y el “Globito”, antes de comenzar el mismo.

Una vez transcurrido ese tiempo el árbitro Horacio Cabrera constató, con el encargado del operativo policial, que no estaban dadas las garantías de seguridad por lo que decidió que el partido no se juegue.

“Es una lástima todo esto que pasó. El partido podría comenzar, pero tememos por la que pueda pasar en la desconcentración de hinchadas después del partido, por eso decidimos suspenderlo”, expresó el árbitro.
La resolución quedará en manos del Tribunal de Penas de la Liga Posadeña de Fútbol. Ahora será el Tribunal de Disciplina el que determine lo que ocurrirá.

Descargar Semanario Seis Páginas