SEGUINOS

POSADAS

Fútbol: Uruguay le puso freno a la ilusión argentina

La selección argentina no pudo con Uruguay y quedó eliminada en los cuartos de final de la copa América. El partido terminó igualado 1 a 1 y los “charruas” alcanzaron la clasificación gracias a la definición por penales. Se abren interrogantes respecto del proyecto Batista.

El sueño de cortar la sequía de 18 años sin títulos quedó sepultado en el Cementerio de los Elefantes de Santa Fe. La Selección Argentina igualó 1-1 frente a Uruguay luego del tiempo regular y el alargue, pero sucumbió por 5-4 en los penales y se despidió en los cuartos de final de la Copa América.

La esperanza de ser campeones en condición de local se disipó ante la figura de Muslera, quien se lució ante los intentos argentinos.

Motivado por el calor y el color de la gente, Argentina metió su primera estocada al minuto de juego mediante un desborde de Agüero y un remate de Higuaín que controló el arquero Muslera.

Esa ráfaga inicial ilusionó, pero la Celeste se acomodó rápidamente e impuso el juego de fricción que tanto le favorece. Y a los 5 llegó un mazazo comparable con aquel primer gol de Alemania en Sudáfrica. Forlán ejecutó un tiro libre, Cáceres le ganó a la marca, Romero no pudo contener y Diego Pérez conectó por el segundo palo. Sin dudas, un comienzo digno de pesadilla.

Tras el tanto, Uruguay decidió replegarse con mayor énfasis y le cedió la iniciativa al elenco nacional, que se mostró nervioso y sin ideas. Gago fue incomodado por la presión, Messi no podía escaparse de Arévalo Ríos y los laterales no subían.

Sólo Agüero y su gambeta destrabaron la defensa en un par de avances individuales. Pero todo cambió cuando Messi descubrió la grieta por la zona izquierda de Uruguay: Alvaro Pereira se cerraba para tapar a Gago y dejaba muy solo a Cáceres en el lateral.

La Selección encontró el camino gracias al talento endiablado de Messi y a la notable distribución de Gago en el mediocampo.

A los 30, el Pipita volvió a convertir tras un tiro libre de Messi, pero el gol fue correctamente anulado por posición adelantada.

Argentina merecía el segundo gol por sus propias virtudes y por la mezquindad de Uruguay, que dejó aislados a sus puntas y se repitió en pelotazos sin destino. Encima, Pérez vio la roja por doble amarilla a los 37 y complicó aún más el panorama visitante.

Pese a lo que se especulaba, Argentina debió sufrir los últimos 10 minutos del periodo inicial por la tendencia de los centrales a cometer faltas.

Argentina vio nubarrones en el amanecer del complemento, más allá del hombre de más. Debido al redoblamiento de la marca sobre Messi, los ataques se centralizaron improductivamente.

En tanto, las fallas de los zagueros le simplificaron el trabajo a Uruguay, que emparejó en los primeros 15 minutos.

Desde el banco, Batista pidió reacción con gestos ampulosos. El sol empezó a salir gracias a la reaparición de la Pulga y su receta letal: diagonales desde la derecha hacia el centro.

La genialidad de Messi le permitió a Argentina generar dos chances de gol.

El Checho le buscó un mejor socio a Messi e hizo ingresar a Pastore por Di María, en una maniobra tardía. La temática del dramático duelo no cambió.

Argentina fue superior de la mano de la Pulga y agigantó la figura de Muslera, pero Uruguay resistió y también halló grietas.

El primer tiempo del alargue tuvo una intensa paridad y, en medio de la vorágine, los dos coquetearon con el ansiado gol.

Los de Tabárez avisaron primero con un par de remates de Alvaro Pereira y Suárez. A los 5, Gago se fue por lesión y lo sustituyó Biglia. En tanto, Higuaín estrelló una pelota en el palo y Tevez y Pastore se animaron desde fuera del área. Muslera ratificó su rol decisivo en los últimos 15 al frustrar a Messi, Higuaín y Pastore.

Los penales se hicieron inevitables y la ansiedad se apoderó de todo el estadio. Messi, Forlán, Burdisso y Suárez acertaron para sostener la paridad.

Pero en el quinto remate, Tevez no pudo con Muslera y le dio la ventaja a la Celeste, que sostuvo la diferencia gracias a Scotti y Cáceres. No bastaron los tantos de Pastore e Higuaín.

El código penal sentenció que Uruguay es el segundo semifinalista del certamen y sepultó la ilusión argentina. Cuando el dolor le deje paso a la razón, será tiempo de evaluar este fracaso que mancha el ciclo incipiente de Batista.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas