SEGUINOS

PROVINCIALES

Garupá: familias del barrio Horacio Quiroga, en constante vigilia por posibles desalojos

Desde hace más de dos años, en ese sector de la localidad viven varias familias que carecen de la posibilidad de obtener una vivienda, sino es asentándose en un terreno fiscal desocupado. Eso hicieron y fueron construyendo sus casas con mucho esfuerzo. Relataron que la semana pasada llegó hasta el lugar la directora de Tierras de la Municipalidad de Garupá acompañada por un móvil policial y una persona que se presentó como abogado, exigiendo que abandonaran los terrenos.

“La señora Herminia llegó de manera prepotente a decirnos que el terreno es municipal, y que debíamos abandonar todo e irnos. Le pedimos hacer un acuerdo con el municipio porque queremos pagar los impuestos y que nos entreguen el permiso de ocupación, porque no tenemos otro lugar donde vivir. Y ahí cambió el discurso y nos negó con la excusa de que el terreno era de un particular, y ante eso, el municipio sólo intercedía en nombre del propietario”.

La mujer explicó que la funcionaria no tenía orden judicial de desalojo ni la credencial de la persona que decía ser un abogado, sólo les mostró el plano de los lotes. “Somos unas cuantas familias, con chicos y no tenemos adónde ir. Algunos de los que estamos en el barrio le compramos el lote a un señor de apellido Gómez”, refirió Gladis Peralta Cuyer.

La vecina relató que unos 15 días antes de ese episodio, apareció en el lugar un grupo de hombres amedrentando a los vecinos. “Vinieron en dos coches, pararon al costado de las vías y entraron caminando con machetes en la mano, diciendo que nos teníamos que ir porque es una propiedad privada, que tiene dueño, y que si nos negamos, van a destruir nuestras casas, y no va a quedar nada. Nos asustamos mucho, mi marido es discapacitado, tiene una pierna amputada y no daba para enfrentarlos”, lamentó.

Una familia con tres chicos con discapacidad

Otra de las mujeres, Laura Sanabria, también manifestó su temor porque tiene seis chicos, tres de ellos discapacitados. “Tengo miedo de que los lastimen a ellos”, indicó.

Además, “los matones no se quedaron en amenazas, volvieron en dos oportunidades más y prendieron fuego lo que era mi casita, tumbaron por la mitad, y quemaron la otra mitad. Por suerte yo no estaba; pero los vecinos vieron todo lo que pasó. Estos hombres quemaron las casas de las familias que estaban ausentes ese mediodía. Fue muy doloroso llegar y encontrarme con mi casa prácticamente destruida. Con mi marido nos tuvimos que ir a lo de mi mamá, hasta que volvimos a comprar madera para empezar de nuevo”.

Estaban en la nueva construcción de su vivienda cuando llegó la directora municipal de Tierras y les dijo que iba a decomisar los materiales porque estaban ocupando una propiedad privada.

“Nos juntamos un grupo de vecinos y nos pusimos firmes en que no íbamos a abandonar los terrenos, que los habíamos comprado. Nos aconsejó que nos presentáramos al Salón Municipal Evita al día siguiente con el boleto de compra venta para llegar a un acuerdo;pero no confiamos en ella, que además nos increpó que no siguiéramos construyendo; pero le respondimos que nos habían quemado nuestras casas y que íbamos a tratar de armar de nuevamente porque no tenemos donde vivir”, dijo la joven.

Desde ese día, las familias se encuentran en vigilia. Las mujeres hicieron la denuncia en la Comisaría 5ta de Garupá; pero la oficial que las atendió se negó a darles una copia de lo denunciado, según relataron.

Descargar Semanario Seis Páginas