SEGUINOS

NACIONALES

Gobernadores intentarán que el diálogo con Nación no se limite a la baja del déficit

image_pdfimage_print

A días de anunciar el acuerdo con el FMI, la Casa Rosada abrió las puertas a cuatro gobernadores con el objetivo último de acordar una baja del déficit fiscal en el Presupuesto 2019, lo que implicaría recortes en las transferencias a los distritos. A su vez, los mandatarios provinciales esperan leer las exigencias del Fondo para unificar posición con senadores y diputados y lograr que el ajuste lo pague el presidente Mauricio Macri, en vez de las provincias.

Una pata fundamental para que el acuerdo del FMI llegue a buen término es que la Nación acuerde una baja del déficit para 2019, que alcanzaría más de $ 150.000 millones. El Fondo ya recomendó en diciembre que Macri puede ajustar en las transferencias a las provincias. Así lo ratifican en Casa Rosada.

Para acercar posiciones, el ministro del Interior, Rogelio Frigerio, abrió las puertas de sus oficinas. Ayer recibió a cuatro mandatarios provinciales como Omar Gutiérrez (Neuquén), Sergio Uñac (San Juan), Alicia Kirchner (Santa Cruz) y Alberto Weretilneck (Río Negro). El ministro es el encargado de tender puentes con los gobernadores para concretar un “acuerdo nacional” y consensuar el Presupuesto 2019. En son de paz, Frigerio, pidió “dar vuelta la página” en la relación entre el oficialismo y la oposición y “pensar cómo hacemos para sacar el país adelante entre todos”.

Pero ese no es el libreto que tiene toda la Casa Rosada. Primero, la última semana, Macri tildó de “irresponsable” al peronismo, un día después de que el Senado aprobó la ley antitarifas. El enojo de Macri cayó mal entre gobernadores y senadores de la talla de Miguel Pichetto. Segundo, en el oficialismo sostienen que el jefe de Gabinete, Marcos Peña, busca un “acuerdo nacional” que se limite exclusivamente al Presupuesto 2019. El Gobierno necesita acordar una meta fiscal de alrededor 1,5% para el año que viene, según lo que requeriría el FMI para desembolsar el crédito Stand By. Para eso, en Nación revisan las transferencias a las provincias para buscar ahorrar en gasto público y que el ajuste sea coparticipado con los mandatarios subnacionales.

En tanto, desde el peronismo, buscarán unificar posiciones entre gobernadores, senadores como Miguel Pichetto y diputados que responden a Sergio Massa. Desde este sector, en cambio, buscarán que el costo lo pague la administración nacional. “Vamos a analizar cómo operan los subsidios a empresas descentralizadas, como AySA o el Correo, o las transferencias a programas específicos”, plantean desde el bloque Argentina Federal.
Mientras esperan la letra chica del acuerdo con el FMI, en el peronismo analizan el Presupuesto para ver dónde puede hacer ajustes Nación.

Con esta posición unificada, en el peronismo se preparan para una tensa puja con Nación. “Nos vamos a sentar para hablar del Presupuesto. Pero no vengan a tirarnos el costo a nosotros”, advirtieron. Por ahora, ni gobernadores ni legisladores justicialistas plantearon que el acuerdo con el FMI pase por el Congreso, tal como hizo el diputado Martín Doñate del FpV.

En el Gobierno habían intentado asociar la posición de Pichetto y Massa con la ex presidenta Cristina Fernández. Desde las provincias también lanzan advertencias. “Si quieren que sólo nos sentemos a hablar del déficit fiscal, se van a sentar solos. Hay que sumar temas como el desarrollo productivo”, afirmaron desde una provincia patagónica que hasta quiere discutir la eliminación del IVA de las tarifas de gas.

A su vez, cerca del gobernador Miguel Lifschitz, de Santa Fe, mostraron predisposición para sentarse. “Pero tiene que ser un acuerdo estratégico amplio. Hay que convocar también a otros actores como los trabajadores, los empresarios”, expresaron. Lifschitz llegó el martes de una gira por Asia y ayer se reunió el mandatario de Salta, Juan Urtubey.

“Hay buena sintonía”, comentaron desde Santa Fe, donde hasta el momento no confirman una reunión con Frigerio para el próximo lunes.

Fuente: El Cronista.

Semanario Seis Páginas 445