SEGUINOS

POSADAS

Gresca entre estudiantes en Eldorado

Que no pasó a mayores, por la intervención de un celador. Sucedió en la tarde del martes, cuando le advirtieron al celador Omar Steier, de la Escuela Normal Nº 11, que había un grupo de alumnos de la Epet Nº 6 que habían ingresado al establecimiento sin autorización. Logró el funcionario escolar que se retiraran pero poco después se encontró que había un grupo mayor en la calle que terminaron agrediendo a golpes de puño a un alumno de la Normal. La intervención del celador hizo que cesara la gresca y el alumno golpeado reingresara al edificio escolar.

“Pretendieron buscar información sobre condiciones de un presunto traslado de la escuela a la que pertenecen a nuestro centro educativo. Les expliqué que a esta altura del año y salvo excepciones muy extremas no se autorizan traslados entre escuelas de una misma ciudad”, dijo el celador. De todos modos no creyó que “la consulta fuera el verdadero motivo y los invité a retirarse, algo que hicieron. Después llamé al vicedirector de la Epet y más tarde a nuestra vicerectora a la que le sugerí  que nos fijáramos afuera a ver si se habían ido. Ahí nos encontramos con que había un grupo mayor en la calle Suiza que golpeaban a un alumno de nuestra escuela. Los llamé al orden y logré que obedeciera nuestro estudiante que regresó al interior de la escuela”, relató en declaraciones a /c6.



 



 



Steier dijo que pudo haber sido peor. “Gracias a Dios pude intervenir y todo quedó como incidente menor. Pero la violencia debe ser una preocupación de todos, padres, docentes, celadores, medios de comunicación. Justamente el lunes teníamos una jornada de debate sobre violencia destinada a celadores organizada por el Consejo de Educación; evidentemente es un `problema provincial. De hecho lo es en Eldorado. He conversado con otros celadores y se encuentran con el mismo problema”.



 



Para este celador “hay un problema en la familia, con pérdidas de valores. El otro día conversaba con la madre de un alumno que descubrió que el hijo mentía , salía de la casa pero no venía a la escuela. Ella me decía que quería a su hijo en la escuela. Le respondí que sí, que podemos llegar a hacer una reincorporación, pero que lo importante era que primero lo recuperara como hijo, para la familia, después vendrá lo de la escuela”.



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas