SEGUINOS

POSADAS

Guaraní Antonio Franco cumple 80 años de fecunda labor

Un cuaderno de 20 hojas llevado por uno de los asistentes a la reunión, sirvió para labrar el acta de fundación de Guaraní, con la presencia de numerosos vecinos de Villa Sarita convocados por Antonio Franco, enfermero de la Asistencia Pública, alma mater del trascendental acontecimiento. A continuación, la historia que se pudo recopilar sobre la fundación de la entidad:

LA FUNDACIÓN DE GUARANÍ ANTONIO FRANCO.
 
La historia de Guaraní Antonio Franco dispone de una sucesión de hechos y circunstancias que merecen ser relatados, porque variados matices se entrelazan y se han conjugado para brindar vida, y color al tránsito de esa popular Villa Sarita, que desde sus comienzos tuvo que sortear difíciles instancias para seguir adelante en su derrotero de progreso.
 Si bien hasta la fecha no fue posible localizar escritos y actas que testimonian los primeros pasos dados por la institución, por la memoria i las declaraciones de algunos hombres participes de esa gesta, se pudo arribar a la hilación progresiva de los primeros pasos de la institución.
 
ANTECEDENTES.
 
 Se conoce que uno de los grandes animadores de los torneos oficiales de fútbol de nuestra ciudad, allá por 1929 era el club Sportivo Colombo, equipo que llego a trascender notoriamente porque contaba en sus filas con jugadores muy bien dotados y cuyo impulso se debió fundamentalmente al patrocinio exclusivo de la firma comercial Colombo ubicado sobre la calle Félix de Azara y Sarmiento, actualmente Caja Nacional de Ahorro y Seguro.


 Sportivo Colombo tenia enclavado su campo de juego en el predio sobre el cual hoy esta ubicado el moderno Estadio de Guaraní ,y se sabe que en los primeros años de Sportivo Colombo aquellos estaba todo abierto, tal vez rodeado nada más que por un alambrado, que cuando se avecinaba algunos partidos por el campeonato oficial, se tenia que cubrir totalmente con largas piezas de lona , para evitar el acceso de visión directa desde la calle hacia el terreno de juego, y que una vez finalizado el match se procedía a retirar nuevamente, porque o si no los transeúntes lentamente se iban apropiando del tejido que hacia las veces de muro .


 Sin embargo, como los éxitos deportivos acompañaban al Spotivo Colombo, por iniciativa de sus dirigentes se llevo a entablar en su mayor parte la zona perimetral del campo de juego , que entonces se hizo más coqueto y hecho a la medida para los espectáculos, que lograba atraer a mucha gente.


 No todo fue color de rosas, porque en cierto momento el club Sportivo Colombo fue disuelto y no se sabe con certeza cual fue el motivo, algunos afirma que fue una medida dispuesta por la casa patrocinante y otros lo relacionan con la perdida de un campeonato, presuntamente por soborno a algunos de sus jugadores.


 Por citar algunos que estaban en el equipo, anunciamos a Salvador Posdeley, Agustín Fernández, Armando Vinsac, Eladio Zarza (capitán), Olegario Bejarano, José Pérez y otros.


 La medida fue un duro golpe para los muchachos de Villa Sarita que inmediatamente estudiaron la forma de superar el transe y continuar de esa manera jugando a su deporte favorito. En forma tácita convinieron integrar un equipo de fútbol, que sin denominación acordara saldría por el interior, los barrios y otros puntos a jugar partidos amistosos
 
LA HISTORIA.
 
Allá por el año 1932, don Antonio Franco, enfermero de la Asistencia Pública, ubicado en el parque República del Paraguay comenzó a alternar con este grupo de entusiasta jóvenes que desbordaba a cada instante sus ansias de jugar al fútbol. Uno de los protagonista de aquella época afirma que Antonio Franco tenia una ligera inclinación por Atlético Posadas pero al comprobar que la juventud del barrio necesitaba de una entidad que los nucleara, lanzo una idea de formar un nuevo club, y tras hablar con uno y con otro, materializo la reunión en su almacén que estaba ubicado sobre Ivanowski y Ayacucho esta ultima calle actualmente se llama Ángel Acuña. Acudieron al llamado de Antonio Franco,Eusebio Alvez (dueño de la casa donde vivía Franco) Félix Noguera , Juan Noguera, Nicolás Báez, Claudio Báez, Gabriel Ayala(que tenia su casa frente mismo al almacén de Franco), Ernesto Vargas, José Pérez, Rito Gómez, Zenón Rojas ,Julián Picoli, Tito Romero (hermano de Genes Romero ), Tomas Martínez, Leopoldo Martínez, Hermes Valenzuela y Héctor Daniel Valenzuela entre otros.


 Las primera anotaciones de la naciente entidad, se hizo en un cuaderno de veinte hojas que alguien paso a ese efecto durante la reunión. Esto ocurrió el 12 de junio de 1932 fecha en que nació el club Sportivo Guaraní.


 En un primer momento, como la preocupación de todos era agruparse para jugar, no se pensó inmediatamente en la denominación de la nueva entidad, pero a los pocos días por sugerencia del director de la Asistencia Publica donde trabajaba Franco, el Doctor Pablo Osvaldo Ruiz, se adopto el nombre de Guaraní.


 Este medico en un principio dio la idea para que se insertara en el pecho de la casaca blanca, la figura de un indio Guaraní ,en homenaje a la raza autóctona de Misiones.


 Se estudio la propuesta pero se llevo a la conclusión de que era muy difícil concretarlo por el trabajo que necesitaba la confección de una figura indígena. Se adapto entonces la casaca blanca con la banda transversal color azul.
 Inmediatamente se pusieron en campaña los dirigentes, jugadores para adquisición de géneros para la confección de las casacas, que estuvieron a cargo de Isolina Martínez y las esposas de Enríquez Mierez y Félix Noguera.
 Las ex instalaciones del Sportivo Colombo quedaron para el Club Guaraní, y ya en posesión de la cancha se consiguió la afiliación en la liga, pagando en aquel entonces la suma de diez pesos.


 Como es de imaginar, grande fue la alegría para todos los jóvenes quienes estaban ansiosos por debutar con su nuevo club, y de esa forma se integro el siguiente equipo: Félix Tau, Genes Romero y José G Pérez, Crecencio Pérez Carmelo Acosta y Ernesto Vargas , Raimundo Espíndola ,Olegario Bejarano, Francisco Bianchi Tito Duran y Nati Bianchi, que realizo su primer partido venciendo a Racing por 3 a 1 con dos goles de Chiquito Bianchi y uno de Bejarano.


 Evidentemente esta fue una época romántica de la historia de Guaraní, porque en cada acto se podía apreciar el amor hacia el club, los deseos de hacerla grande e incluso en el barrio se llego a formar sub. comisión de damas, que de esa forma se integro activamente al club, organizando bailes en el local de la ex comisaría ubicado en el museo, o en el salón Barthe para reunir fondos y cooperar con la comisión directiva en la adquisición de equipos para los jugadores o en los otros gastos de preparación que en realidad no eran mucho ya que cada uno de los jugadores se procuraba sus propios implementos de juegos, venían a la cancha y hacían los picados y entrenamientos para dirigirse luego al río así todos juntos para compartir los momentos tomando mate y entablar la conversación para planificar el siguiente partido.


 No existía director técnico, cada cual cumplía con una función determinada y cuando entraba ala cancha, ya tenia exacta noción de sus posibilidades y que era lo que se esperaba de el.


 En los partidos, se acostumbraba a izar en la punta de una larga y fina tacuara la enseña de los dos equipos que iban hacer protagonistas del choque, y de esa manera las personas que observaban desde lejos la cancha tenían la posibilidad de apreciar quienes serian los protagonistas de la jornada.


 La entrada a los espectáculos costaba cincuenta centavos, mismo precio que una botella de cerveza o una entrada a los bailes. Las damas en gran número realizaban el brillo de los partidos con sus presencias. Ellas no pagaban entradas.
 
 
 
EL ALEJAMIENTO DE ANTONIO FRANCO.
 
Don Antonio Franco, desde hacia algún tiempo ya tenia muy afectada la salud, y ello motivó su alejamiento de la entidad en el mes de mayo de 1933, pasando a ocupar la presidencia un escribano oriundo de Corpus, Manuel C. Toledo.
 Don Antonio Franco, en su afán de servicio, en su amor al prójimo descuidaba mucho su salud que empeoraba cada vez más, hasta que llegó el desenlace el 17 de septiembre de 1933, siendo las 15:30 horas.


 Horas de incertidumbre se vivieron entonces en el club, cuando un grupo de dirigentes encabezados por Manuel C. Toledo y Héctor Molina Gómez proponen el cambio de afiliación a otra liga que también funcionaba en esta ciudad, encontrando esta propuesta enconada resistencia en otros sectores, generándose entonces un momento ingrato para la institución que se divide en dos fracciones. Una seguidora del lineamiento esbozado partir de la función que tenía como máximos exponentes a Juan Noguera, Rodolfo y Tomás Martínez, Zenón Rojas y por la otra parte la fracción que pedía un movimiento de cambio, encabezado por Toledo y Molina Gómez.


 Se concreta de esa forma escisión en la familia franjeada. Por un lado los que utilizan la banda transversal de color azul, denominado Guaraní Azul y por la otra la que utiliza la banda transversal colorada, denominada Colorado, naciendo entre ambos una gran rivalidad.


 Los primeros fijan sede en la casa de Antonio Valdez, sobre la calle Ayacucho, mientras que el otro sector fija sus cuarteles en Ayacucho y Pedernera, siendo sus titulares Joaquín Romero y Héctor Molina Gómez, respectivamente. En este intervalo un tanto confuso también accede a la presidencia de Guaraní Augusto De Santis, Pedro Fernicola y el señor Amaya.
 
LA FUSIÓN.
 
No obstante estar divididos, espiritualmente ambas fracciones comprendía perfectamente su descendencia de un tronco común, y zanjadas las primeras dificultades se entablan nuevas conversaciones para lograr la reunificación.
 Las negaciones corren por cuenta de Leopoldo Martínez por los azules y Héctor Molinas Gómez por los colorados.
 Eran pocas las diferencias que necesitaban de coincidencias para arribar a un final feliz, que en pocas palabras se sintetizaba en los siguientes puntos:
 a) Denominación definitiva de la entidad, y
 b) Cual seria la casaca que se adoptaría para el equipo.
 Finalmente las negociaciones llegan a feliz desenlace, y de común acuerdo se conviene denominar a la entidad, Club Guaraní Antonio Franco, quedando como recuerdo de la intervención del sector liderado por Molinas Gómez, la banda transversal colorada para la casaca oficial del club, y el nombre de Antonio Franco acordaron utilizar la franja roja como casaca oficial y la azul como alternativa.
 


El acto de fusión se concreta el 10 de marzo de 1935, en el local ubicado sobre la calle Santa Fe 55. (www.clubguaraniaf.com.ar)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas