SEGUINOS

POSADAS

Hacia la industrialización con pasos ciertos

Terminó la primera quincena del año y ya se percibe claramente cuál será el tema principal en la agenda económica de 2012. Es evidente que en el escenario nacional como provincial –salvando las distancias- se impone el debate sobre la “industrialización”. Misiones, a diferencia de otras provincias, corre con cierta desventaja histórica si es medido en años de resignación y políticas fallidas de algunos ególatras dirigentes que veían la cosa pública como un trampolín para sus ansiedades empresariales y vedettistas (por suerte ya pasado).

El 2003 y una acertada decisión de respaldar un proyecto Nacional y Popular del ingeniero Carlos Rovira, -entonces gobernador de la provincia- volvió a reposicionar el enclave estratégico de la Tierra Colorada. Esta vez las posibilidades son ciertas, lentas pero ciertas para ingresar a un escenario mucho más propicio para la industrialización que puede consolidar el empleo de una población joven que mete presión a la dirigencia con responsabilidades.



En este ciclo hay una crisis internacional que, lejos de superarse, parece encarar hacia su profundización. Además de los mecanismos de regulación sobre la circulación de divisas, dispuestos a fines del año pasado, ahora las autoridades comienzan a pulir las normas referidas al seguimiento del comercio exterior.



Este año –quienes deciden- deben mostrar firmeza ante especulaciones de toda índole, pues enero se convierte casi siempre en la agenda del año y no es extraño que ante la primer medida de “parate” en la producción de una internacional como FIAT, la ministra de Industria, Débora Giorgi, condenó la actitud  calificándola de “incomprensible y mezquina”.



Habrá que estar preparados para los embates para salir con creatividad de un ciclo que empieza a ser problemático, donde la política debe mostrar que todavía se impone a decisiones económicas.



Misiones no fue ajena a la agenda de ese proceso de decisiones políticas, el gobierno de la Renovación encarnado en la administración de Maurice Closs ya anunció la reactivación de algunas ideas paralizadas por la inacción propia de la tranquilidad del escenario político. El polo mueblero agregando valor a la materia prima, el ingenio azucarero y las proyectadas inversiones, el turismo y su excelente proyección de un 400 por ciento de posibilidad de crecer, el Parque Industrial y la radicación de algunas empresas para la producción de luces Leds, hasta la mismísima inédita comercialización del recurso “agua” que empieza a tener una alta aceptación en el mercado local.



No hay tiempo de tregua. A los posibles efectos de “algún ajuste” la solución es más trabajo y creatividad.
Tampoco salió de la escena la agenda de la generación eléctrica, donde la provincia por su ubicación privilegiada le abre un sinnúmero de opciones para potenciar la industrialización tan pretendida y merecida postergada por años. El mayor símbolo de estas posibilidades, se produjo la semana pasada en la cumbre que congregó al presidente paraguayo Fernando Lugo y referentes nacionales como Julio De Vido y el misionero Oscar Thomas, quienes apostaron –así lo anunciaron- por aprovechar más la capacidad de generación de la hidroeléctrica Yacyretá.



Las nuevas tres turbinas y el brazo Aña Cuá terminará por agregar una capacidad de producción –con el mismo embalse- superior al 25 por ciento del que hoy produce. Reunión, aunque no lo hayan referido públicamente, aprovechada para diseñar estrategias en avanzar sobre la cercana Corpus inscripta en la necesaria industrialización de la zona.



Corpus puede resultar una palanca demasiado importante para la región que encuentra a Misiones en un escenario político sólido,  con leyes que la protegen y experiencias que suman a favor de colocarnos en el eje irreversible del crecimiento.



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas