SEGUINOS

POLICIALES

Hallan sin vida a conocido abogado

Se trata de Juan Esteban Glinka (56) quien fue encontrado en la planta alta de una vivienda ubicada en las inmediaciones de la avenida Lavalle y calle 22 de Diciembre, de Posadas. En el lugar trabajó el juez de Instrucción Penal Nº 1, Fernando Verón. El inmueble donde falleció el abogado – por un paro cardiorespiratorio- es propiedad de un amigo con quien estaba viviendo desde hace unos seis meses.

El abogado Juan Esteban Glinka (56) falleció en la casa de un amigo y la Justicia solicitó una autopsia para establecer con certeza cuál fue el motivo de su deceso.


La Policía fue alertada sobre el óbito a las 8.30 de este miércoles. La familia amiga que lo cobijaba desde hace varios meses contó que Glinka se había levantado y tomado mate normalmente. Un poco más tarde se habría sentido mal y se dirigió hacia su cama, donde la muerte lo sorprendió.


El hecho ocurrió en una vivienda ubicada sobre la calle 22 de Diciembre casi avenida Lavalle, lugar donde estuvo presente el juez de Instrucción Fernando Verón, quien ordenó que el cuerpo fuera llevado a la Morgue Judicial. Desde la Policía dijeron que el abogado no tenía médico de cabecera, motivo por el cual se desconoce si sufría de algún tipo de afección cardíaca.


Glinka se hizo más famoso por las causas penales que tuvo que enfrentar que en los últimos 20 años que por su carrera profesional. En Chaco fue condenado el 15 de noviembre de 1989 a cuatro años y cinco meses de prisión por los delitos de asociación ilícita, fraude a la administración pública y circulación de moneda extranjera falsa. Esa pena luego fue disminuida a 39 meses.


En la década del 90, Glinka volvió a las primeras planas de los diarios cuando se lo acusó de haber perpetrado un fallido atentado contra la residencia “El cruce” del por entonces gobernador Ramón Puerta. El letrado estaba sospechado de haber intentado colocar un artefacto explosivo en la vivienda del empresario yerbatero.


En 1997 fue condenado a diez años de prisión por robo a mano armada e intento de homicidio y luego fue hallado culpable en una causa por defraudación, tras vender un terreno ubicado sobre la avenida Corrientes, en Posadas, que no le pertenecía.


El raíd delictivo de Glinka no terminó allí. Tras recuperar la libertad quedó involucrado en una causa por falsificar la firma del por entonces juez de Instrucción José Luis Rey en varios cheques.
 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas