SEGUINOS

POSADAS

Hambre Cero: piden a los padrinos controles y paciencia

En el quinto piso de la Municipalidad de Posadas se reunieron representantes del plan nutricional junto a los padrinos de los niños beneficiarios. En la reunión hubo un fuerte debate frente a las necesidades planteadas por algunos padrinos que exigieron que sean más dinámicas y rápidas las gestiones para solventar las precariedades en las cuales viven muchos beneficiarios. Se realizaron pedidos de más cerramientos de casas, de baños, techos, camas, para varios beneficiarios.

Ante este requerimiento desde la Municipalidad y el Ministerio de Derechos Humanos –a cargo del plan Hambre Cero- se explicó que las gestiones están hechas pero las soluciones se van dando de acuerdo a la necesidad más urgente de los beneficiarios. Por la cantidad de niños que están siendo atendidos “hay que tener paciencia”, sostuvieron las referentes municipales y provinciales del Plan.

Se alentó a los padrinos a que ellos lleven las inquietudes de los padres hacia la Municipalidad o el Ministerio de Derechos Humanos y que, por ejemplo, alerten cuando no se les entregan las chequeras, la tarjeta verde o la leche, ya que son los encargados de velar se cumpla con los aportes, además de instar a las madres a que lleven a controlar a sus hijos en la cartera sanitaria, o asistan a las escuelas. Una madre beneficiaria del plan aseveró que muchas “piensan que el plan les soluciona sus problemas y no buscan seguir adelante”. Ella y su marido trabajan porque para ellos “el plan es sólo un anexo, no su sostén económico”.

Más allá del debate que surgió entre los participantes se les explicó qué reciben los niños que se encuentran recuperados, y qué reciben los niños con bajo peso. Además se les explicó la temática del plan que no es para beneficiar a toda la familia, sino al pequeño que se encuentra con un grado de desnutrición y necesita una alimentación más fortalecida para recuperarse y tener un desarrollo normal.

La nutricionista Gabriela Reyna Alan sugirió a los padrinos que lleven a participar a las madres de los talleres, ya que “es la única forma que ellas aprendan con pocos recursos a alimentar bien a sus pequeños, además de dar sugerencias básicas sobre cómo cocinar”.
“Uno puede darle un plus a la alimentación añadiéndole Nestum a la mamadera de los chicos, con sólo dos cucharadas en la leche estamos fortaleciéndolos. Tienen que recordar que un niño con bajo peso no quiere comer, así que la leche es la conductora de ir añadiéndole refuerzos; otra posibilidad es añadirle dos cucharaditas de aceite en la leche, con ellas aportamos varios nutrientes, pero el aceite debe ser de una sola semilla, no mezcla”, aseveró la nutricionista

Además de darles consejos básicos a los padrinos los instó a participar y a concurrir para que ellos también sean réplicas de los talleres. Y que ellos controlen que los niños estén atendidos como corresponde. Muchos padrinos reconocieron que ellos sienten impotencia ante las adversidades de las condiciones sociales en las cuales viven algunos niños, y a veces la negligencia de las madres o la despreocupación hacia el cuidado de sus hijos.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas