Error en la base de datos de WordPress: [Got error 28 from storage engine]
SHOW FULL COLUMNS FROM `wp_options`

Error en la base de datos de WordPress: [Got error 28 from storage engine]
SELECT t.*, tt.*, tr.object_id FROM wp_terms AS t INNER JOIN wp_term_taxonomy AS tt ON t.term_id = tt.term_id INNER JOIN wp_term_relationships AS tr ON tr.term_taxonomy_id = tt.term_taxonomy_id WHERE tt.taxonomy IN ('category', 'post_tag', 'post_format') AND tr.object_id IN (30714) ORDER BY t.name ASC

Hasta la labor del legislador pasó a tener valor ciudadano – Noticiasdel6.com
SEGUINOS

Hasta la labor del legislador pasó a tener valor ciudadano

En los papeles, en los discursos, se hablaba de la Cámara de Representantes –el Congreso de la Nación- como la expresión distintiva del sistema democrático, habida cuenta que en los regímenes totalitarios existe siempre un Ejecutivo y hasta un remedo de Poder Judicial. Pero los Parlamentos desaparecen. Y no obstante ese valor intrínseco, la desvalorización de la política, como alta expresión del cometido de la persona y los pueblos –en tanto búsqueda del bien común-, ejecutada puntualmente en la década del ’90 de la mano de políticas neoliberales que pusieron al país al borde del abismo, había echado por tierra la tarea del legislador. Lo publica el Semanario /6p en su edición Nº 54

Nada había de menor valor que el cargo de diputado, visto como una suerte de pesada beca improductiva. Hasta se llegó a considerar que le costaba demasiado a una provincia que se quería achicada y de servicios, al punto que se redujo el número de bancas, sin importar el crecimiento poblacional. Y sin introducir, en rigor, variantes sustantivas en la forma de elección habida cuenta que en los ’90 también los partidos eran entidades con “patrones”.



La llegada del ex gobernador Carlos Rovira a la Cámara de Representantes significó, en cambio, una vuelta de página sustancial. A partir de su gestión, los diputados empezaron a exhibir madurez política y en lugar de las habituales “chicanas” los debates entraron a girar en torno de conceptos de la política, de necesidades sentidas de la Provincia, de reivindicaciones históricas. El legislador empezó a trabajar bien temprano, como quien va a una oficina cualquiera y debe cumplir horarios. En las Comisiones se comenzó a debatir todas las iniciativas que a ellas llegaban, artículo por artículo, fundamentación de las propuestas. Tanto fueran de oficialistas cuanto de opositores.



Es más, se vio al Presidente de la Legislatura acompañar con su voto propuestas que provenían del sector opositor y que terminaban por aprobarse con el voto unánime de todos los miembros de la Cámara. Era ésta una historia nunca fue escrita por el joven Parlamento misionero que recién tras la recuperación de la democracia en el ’83 pudo transitar sin interrupciones institucionales, el camino democrático que le señalaba la Constitución. Pero con rédito más que efímero. Porque nunca como ahora se abordaron cuestiones que tuvieran que ver con políticas pro activas en lo económico-social y de rescate de la identidad misionera en lo cultural.



Esta vuelta de página que inclusive identifican sectores de la oposición, comporta sólo un aspecto de la conducción política de un dirigente como Carlos Rovira, que no sólo debió construir un espacio político, sino que también supo con inteligencia escuchar lo que decían las urnas hasta cuando le fueron esquivas.



Porque la fractura en el Justicialismo, con su apartamiento, comienza partir de darse cuenta, ya en el gobierno, que el desmanejo de su predecesor Ramón Puerta había desequilibrado el Estado provincial y enajenado el presente y futuro de los misioneros. Reencauzar la gestión en el 2000 y en el 2001, en plena crisis –la peor de la historia- requirió de una fuerza de voluntad y presencia de ánimo poco comunes, ya que no contaba con la suma del poder institucional. En la Cámara de Representantes, justamente, estaban los seguidores del “patrón” justicialista, que además de malgastar recursos estatales se distinguía por destratar a personas y dirigentes.



Fue en el 2003 cuando se produce la confluencia con el por entonces candidato radical Maurice Closs, cuando pueden sumarse dos vertientes populares con grandes puntos de contacto en cuanto a la concepción de cómo debían ser las sociedades democráticas, cuál el rol del Estado. (Confluencia en la que pensó el ex presidente Raúl Alfonsín y el también ex jefe de Estado Néstor Kirchner). Porque las estructuras de los viejos partidos políticos habían sido cooptadas por expresiones de la derecha ideológica, sabedora que sólo mediante la infiltración de las expresiones populares podía obtener los votos suficientes como para acceder al gobierno.



Pero tal rebeldía debió pagar el alto precio de una obstaculización permanente a cargo de la Legislatura que –a semejanza de lo ocurrido ahora con el gobierno de Cristina de Kirchner- dejó al entonces gobernador Rovira sin la aprobación del Presupuesto requerido para gobernar. Aún así la gestión salió adelante y se atrevió a comenzar a cambiar paradigmas. Uno de ellos fue la adopción de la política tributaria que le permitiera allegar recursos para redistribuirlos en una sociedad con grandes porciones de población excluidas como resultado de la década precedente. Las urnas siguieron votando por la Renovación pero la voluntad popular no se vio respetada en el Parlamento y ni siquiera se le otorgó la presidencia del Poder.



Lo que nunca imaginaron los detractores, sin embargo, es que de las adversidades esta nueva expresión política saldría robustecida. Inclusive cuando la ciudadanía le dijo que No a un tercer mandato de Rovira. “La voluntad del pueblo no se discute, se acata”, fue su comentario y orientación por entonces. Se presentó así como candidato a diputado provincial y ganó las elecciones, mientras su joven socio político Maurice Closs, con igualmente con fuerte respaldo popular, se transformaba en gobernador. Podría decirse que fue el primer político que reencauzaba su actividad en función a la opinión de los ciudadanos que, mayoritariamente siguieron apostando por la Renovación.



Se escribe entonces la historia reciente y conocida: un nuevo papel para la Cámara de Representantes, con acompañamiento al Poder Ejecutivo como manda la Constitución, con leyes pro activas en condiciones de preservar los recursos misioneros, valorarlos, recuperarlos para el presente y el futuro. Escribiendo, en definitiva, una inédita historia misionera. (www.seispaginas.com o Semanario Seis Paginas edición Nº 54 versión papel)




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas


Error en la base de datos de WordPress: [Got error 28 from storage engine]
SHOW FULL COLUMNS FROM `wp_postmeta`