SEGUINOS

POSADAS

Hay dos menores detenidos por el asesinato del taxista y buscan a una mujer

Agentes de la Dirección de Investigaciones y de la División Homicidios detuvieron este sábado a dos adolescentes acusados de ser los pasajeros que hace una semana mataron de un balazo en la nuca al taxista Alfredo Olmo Herrera en el barrio Sesquicentenario de Posadas. Fuentes policiales dijeron que todavía resta hallar a una mujer que integraba la banda.

La punta del ovillo surgió en el barrio Villa Poujade -cerca de donde ocurrió el hecho-, donde algunos vecinos comentaron que un joven apodado “El Tano” habría sido el autor del disparo que terminó con la vida del trabajador del volante. A partir de ese rumor, se logró ubicar al sospechoso y a uno de sus cómplices, quienes fueron detenidos.

Posteriormente la Policía halló al costado de la ruta 12, cerca del acceso sur del puente sobre el arroyo El Zaimán, el revólver calibre 32 utilizado en el homicidio. El arma tenía en el tambor dos vainas servidas y otros tres cartuchos sin percutar. Además, se secuestró la ropa que la noche del crimen vestían ambos.



De acuerdo con los datos que pudo colectar la Policía, los detenidos junto a la chica prófuga ascendieron en el remís en la zona del Campus Universitario y pidieron un viaje hacia el barrio Sesquicentenario, donde encañonaron al taxista con el arma con la intención de sustraerle la recaudación. El hombre se habría puesto nervioso y aceleró la marcha. En esas circunstancias se habría producido accidentalmente el disparo que impactó en la nuca de Olmo Herrera, quien falleció en el acto.



Finalmente la banda escapó sin llevarse nada y al trasponer la ruta, camino a Villa Poujade, arrojó el arma en una zona de malezas.



Voceros de la Policía dijeron que todavía resta realizar la comparación de las huellas dactilares para confirmar que los detenidos efectivamente son los autores del hecho.



A mediados de la semana, un hombre entregó a su hijo de quince años luego que éste le confesara que había matado a Olmo Herrera en un intento de robo. El menor estaba bajo los efectos de las drogas y dio una versión que con el paso de las horas comenzó a hacer agua y terminó admitiendo que nada tenía que ver con el hecho, al igual que otros dos jóvenes que habían sido aprehendidos en base a sus datos.



Apenas 24 horas después, los tres quedaron en libertad y la Policía reorientó la investigación, que dio sus frutos este sábado con dos nuevas detenciones.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas