SEGUINOS

POSADAS

Hay que desnaturalizar el maltrato intrafamiliar, señalan

La coordinadora del Registro Nacional de Chicos Extraviados de la Nación, Cristina Silvia Fernández, consideró como “muy importante” que la información entre las provincias y la Nación circule permanentemente con datos ciertos. De acuerdo con los registros, en Misiones hay unos 11 menores extraviados. Dijo que los datos también sirven para desmitificar, poner en evidencia y en la agenda algunas problemáticas. Comentó que cuando desde el organismo se empezó a buscar las causas por las cuales el menor se fuga de la casa comenzaron a ver en todo el país que está fuertemente instalado lo que se llama maltrato infantil intrafamiliar, en todas sus variantes. “Desde violencia física y abuso sexual -los más graves- hasta -no por eso menos graves pero sí menos visible, apuntó- lo que llamamos maltrato psicológico o abuso emocional. Esta es la causal principal de que el niño, niña o adolescente abandona el hogar”, afirmó.

Agregó, además, estas situaciones no se dan solamente en hogares pobres, “las clases medias y clases altas también maltratan y mucho”.



Fernández también desmitificó que el maltrato sólo proviene de madrastras o padrastros. “Esto no es así, padres y madres biológicos son maltratadores tanto como padres y madres no biológicos. De hecho, en los casos de abuso sexual el principal abusador es el padre biológico, luego el abuelo biológico, el tío biológico y en cuarto lugar el padrastro. Esto lo hemos visto en la estadística nacional”, enfatizó.



Según indicó, el maltrato infantil intrafamiliar sólo se ve en un 20 por ciento y se oculta en el 80 por ciento restante. “La función de los funcionarios nacionales, de Derechos Humanos que velamos por la no vulneración de los derechos de las personas, de los provinciales que tienen el mismo cometido es visibilizar esta problemática porque a los chicos y a las chicas de ninguna manera se les puede pegar, abusar psicológica o emocionalmente de ellos. Si bien existe una naturalización de la situación. Es natural el chirlo para la puesta de límites, que debe existir; es natural el castigo físico arbitrario frente a la necesidad de que los niños, niñas, adolescentes no pueden hacer cualquier cosa. Entonces, cómo se instala eso que no pueden hacer cualquier cosa -se preguntó-, es a través del castigo físico. Nosotros debemos visibilizarlo, denunciarlo, desnaturalizarlo”, manifestó.




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas