SEGUINOS

POSADAS

Hay quienes gobiernan, hay quienes buscan impedirlo, la ciudadanía opinará en el 2011

La fragmentada oposición mediática parece dispuesta a rifar el estrecho margen alcanzado en el 2009, que le permitió hacerse oír en el Congreso de la Nación. Impedirle al gobierno de Cristina Fernández disponer de un Presupuesto para el 2011, obligándola a prorrogar el actual, bien podría costarle las bancas de más que tienen y que no han empleado precisamente para cooperar en la gestión de la cosa pública y mucho menos en dar respuestas ciertas a necesidades de la población.

Clima muy distinto al que se vive en Misiones, aunque la serenidad con que discurren aquí los días oficia también de reveladora de las verdaderas intenciones de un sector opositor que ante la imposibilidad de asumir aquel papel obstaculizador so pena de quedar mal con la sociedad, elige el “escándalo mediático”, potenciando problemas cuando no inventándolos si la realidad no le aporta alguno. En ese ámbito ni siquiera el dolor, la vulnerabilidad de los más pequeños que viven en la pobreza, logra conmover el “todo vale”, con el que se pretende menoscabar la imagen de la Provincia.



Desde el Gobierno descorren una y otra vez los velos con los que pretenden desdibujar la realidad. El propio gobernador Maurice Closs salió a hablar de la vida, de las acciones que se llevan  adelante, hasta de las obras vecinales de Posadas. Ajustadas las acciones en el Hambre Cero, continuó con las políticas de Estado de rescate de la niñez en situación vulnerable y hasta se decidió extender el funcionamiento del Hogar de Día a los fines de semana.



Pero, además, en lo político, Closs decía que de cara a las elecciones del año venidero el Frente Renovador continuará con su nivel de coherencia que lo ha venido distinguiendo desde su constitución y continuará con su apoyo a la Presidenta, observando que el proyecto político en el Gobierno misionero es de corte provincialista, con fuertes reivindicaciones en esta jurisdicción, adhiriendo al modelo nacional iniciado por el fallecido Néstor Kirchner y profundizado por Cristina.



Fue claro en sus apreciaciones: Misiones fue poco afecto a votar en forma coincidente con la nación, pero en el 2011 la característica de los comicios será precisamente que “se votará todo”: desde la Presidencia de la Nación pasando por diputados y senadores; gobiernos provinciales, diputados; intendentes y concejales. Con ello descartaba un presunto adelantamiento de las elecciones que a lo largo del año ha lanzado como versiones periodísticas el sector del ex mandatario Ramón Puerta. Aunque ese mismo grupo no tuvo inconvenientes en malversar sus dichos, interpretando que esa definición tenía que ver con la intención “in péctore” de adelantar los comicios.



Qué lleva a la oposición a lanzar una y otra vez esta supuesta intención de adelantar las elecciones. La única respuesta posible es imaginar esta posibilidad como otra presunta “evidencia” de la “debilidad” del gobierno de Cristina, que ya pretendieron instalar con aquella foto de la Presidente sola junto al féretro de su ex marido.



Otro intento por debilitarla es impedirle disponer de un Presupuesto en el 2011 que le permita cumplir con los compromisos asumidos por su gestión. “Nos ocurrió a nosotros en del 2003 al 2005” recordaba Closs para señalar que hoy se vive otra realidad, con una Cámara de Representantes que le asegura la gobernabilidad. “Trabajamos todos los días con aciertos y con errores” respondió cuando le preguntaron por sus propias aspiraciones en el 2011, cuando concluye su mandato. Y siguió sumando acciones a la agenda diaria, inclusive con medidas para ese Hambre Cero que descorrió el velo también en la desnutrición. Un  flagelo que sigue afectando a sectores vulnerables de la población y que se quiere erradicar. Pero para ello se necesita de un Estado vigilante y socorrista en condiciones de hacer de los números estadísticos lo que realmente son: personas –personitas- que tienen existencia real, nombre y apellido. En estas cuestiones está ocupado el Gobierno provincial, mostró el mandatario en la semana que acaba de concluir.



Nada pudo exhibirse en cambio en el ámbito opositor como no fuera esa realidad de la pobreza desde los medios que son de su propiedad. También los medios concentrados de Buenos Aires seguían descubriendo la pobreza en el Norte del país. Pero habría de ser la televisión pública la que acercara una grave denuncia, ahí nomás, en Buenos Aires. Un niño misionero lucha por su vida, luego de haber trabajado junto a sus padres en condiciones infrahumanas en un establecimiento avícola propiedad de una empresa que factura millones y provee a los supermercados. Esta realidad los concentrados la mantenían bajo la alfombra. Se “sorprendían” en cambio con las carencias de ese Norte olvidado al que la oposición hasta le retacea un gasoducto.




Esta es la rueda sin fin del fin de año. No hay ideas ni propuestas, sino meras chicanas políticas que, por momentos, conspiraron contra el crecimiento. La decisión de la Presidenta de no “consensuar” el Presupuesto 2011, que significaba aceptar, por ejemplo, la eliminación del Fondo Fiduciario para el tan reclamado Gasoducto del Nordeste –por citar sólo una obra que interesa a esta región del país- fue presentada como el estilo del “todo o nada”. Más aún un par de diputadas y la bronceada Lilita Carrió salieron a hablar de presuntos “aprietes” oficiales que tenían  por propósito la disparatada idea de aprobar el proyecto del Ejecutivo. El ruido tapó el reclamo del Gobierno por la aprobación de una herramienta indispensable para administrar la cosa pública. Y hasta en la misma oposición algunos vieron en toda esta mediatización una sobreactuación difícil de sostener en el tiempo, máximo cuando se aproxima el año electoral y se requerirá de los votos de la ciudadanía.



El primero en advertir el desvío fue el llamado Peronismo Federal y empujó su desgranamiento: Carlos Reutemann se fue aduciendo que ya nada tenía que hacer en la mesa conductora. A poco de andar contó con la adhesión de Francisco de Narvaez, Felipe Solá y hasta de Mario Das Neves. Para desgracia del autoproclamado Eduardo Duhalde, los hermanos Rodríguez Saa y un Ramón Puerta que perdió a un “puntero” de lujo, el diputado, ex vicegobernador y ex juez civil, Julio Alberto Ifrán. Se le desmorona entonces su “construcción” nacional para posicionar a su amigo Maurico Macri y su partido provincial, cada vez con menos figuras de alguna trayectoria.



 



 



 



 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas