SEGUINOS

POSADAS

Hay un tiempo y una tierra de oportunidades esperando

El agua es el recurso más abundante del que dispone Misiones para atender el sostenimiento y expansión de su desarrollo económico y su sostenido crecimiento poblacional. Un profundo debate en torno de su aprovechamiento para la generación de energía es cada vez más impostergable. No sólo porque no se le puede plantear a la población que deje de usar energía para mitigar las altas temperaturas del verano, sino que tampoco se le puede decir a la producción que cese de crecer porque no hay energía.

Misiones, como la Argentina y Latinoamérica, están en un proceso de crecimiento económico que aunque pueda experimentar alguna merma ahora como consecuencia de la crisis de endeudamiento de Europa, seguirá adelante porque responde a genuinas causas propias. De hecho, el reciente informe de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) sobre descenso del desempleo en la región y el consiguiente aumento del consumo, con expansión de las clases medias, genera una tierra y un tiempo de oportunidades, de los que la Provincia sabe mucho.




Pero para relanzar los cuales debe remontar 20 años de desinversión al decir del director ejecutivo de la Entidad Binacional Yacyretá, Oscar Thomas, para quien es la misma realidad potencial de la provincia la que está marcando el rumbo a seguir. “Si otro fuera el potencial, otras serían mis insistencias”, afirma.




Es que hay inclusive un contexto de potenciación de las disponibilidades: 52 represas aguas arriba generan 400 mil gigavatios/hora; 20 veces lo que genera Yacyretá, con el mismo río Paraná, sin el aporte del caudal del Iguazú, en territorio brasileño.
Misiones está decidida a encarar la demorada industrialización y una enorme infraestructura en vías de comunicación; en generación y transporte y distribución de energía está al alcance de la mano con los proyectos de Corpus y Garabí-Panambí.



Con la primera inclusive está propuesta la generación de dos parques industriales en ambas márgenes del Paraná. En el Alto Uruguay, la expectativa se centra en las dos represas para superar el freno que hoy le impone una menor disponibilidad energética.




Marzo será el mes del lanzamiento del proceso industrialista. Pero con él será menester incrementar la oferta de electricidad, al tiempo que continuarán avanzando las obras que realzan la posición estratégica de la Provincia: un servicio ferroviario que una Buenos Aires con Asunción, pasando por Posadas-Encarnación. Tanto para el trasporte de pasajeros como para el de carga. Este último además se vinculará al multimodal previsto en el nuevo Puerto de la capital provincial. El nodo logístico será realidad en el muy corto plazo con el Parque Industrial en marcha.




No parece entonces que pueda seguir demorándose el debate, antes bien todo parece acelerarlo. También porque el reciente informe de la OIT sobre el descenso del desempleo en la región ha sido valorado por un portal español que, en la Web, da cuenta de lo sucedido como tierra de oportunidades inclusive para inversiones de Europa, vista la crisis que los embarga.




Habrá que entender que si los propios no escriben su historia, vendrán otros a hacerlo. Deberán ser los misioneros, los argentinos, los latinoamericanos, quienes planifiquen, proyecten, ejecuten la explotación de los recursos de que disponen. Serán los únicos que podrán hacerlo en forma racional, atendiendo al bien común, a la calidad de vida de las presentes y futuras generaciones. Demasiado dura fue la lección dada por la Historia cuando se dejó hacer a una mal llamada “inversión” extranjera. Que solo priorizó la propia rentabilidad en desmedro del genuino interés nativo. 




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas