SEGUINOS

POLICIALES

Incautan en Corrientes 4 toneladas de marihuana que los narcos intentaban trasladar bajo una lluvia torrencial

Los 4.014 kilogramos secuestrados en la zona de Itatí representan uno de los decomisos más importantes de la lucha contra el narcotráfico en la provincia. Fue resultado de una exhaustiva investigación del Ministerio de Seguridad de la Nación y la Gendarmería.

Un traslado de marihuana en medio de una lluvia torrencial y una investigación encubierta en la zona de Itatí, donde a raíz de la implementación del OCAF la frontera argentina se vio asegurada y reforzada.

Bajo malas condiciones climáticas, con poca visibilidad en las rutas y un alto riesgo de accidentes viales, los operativos de control son muy riesgosos.

Los narcos intentaron sacar provecho de esta situación para trasladar cuatro toneladas de droga, pero no contaban con el hecho de que los veníamos siguiendo y que se había montado un Operativo Cerrojo con la Gendarmería apostada de manera encubierta sobre la ruta y con un control vehicular, aguardando el momento exacto para incautar el camión con el alucinógeno.

El informe

Se había montado un Operativo Cerrojo en la zona de Itatí, por donde intentarían pasar la droga sin ser descubiertos. El elemento sorpresa de la Operación “Tormenta” lo terminó aportando el conductor del camión, que al ver a los efectivos apostados sobre la Ruta 12 -lugar por el que debía cruzar para llegar a destino-, se desesperó y estacionó el camión en la banquina, en plena tormenta y durante la noche, y huyó para evitar ser detenido.

“Este es el tercer operativo más importante que llevamos a cabo en Corrientes. Es el resultado de la inversión en inteligencia criminal y el despliegue de las fuerzas federales en el territorio”, aseguró la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. Y agregó: “Desde que desarticulamos el entramado de narcopolítica en Itatí, hemos profundizado la cooperación con las autoridades provinciales y el Poder Judicial para fortalecer nuestra presencia en la frontera”.

Durante el procedimiento, efectivos del Escuadrón Corrientes de la Gendarmería Nacional patrullaban intensamente el corredor a pesar de la lluvia torrencial y habían emplazado controles fijos en distintos puntos de la traza. Fue así que observaron, a la altura del kilómetro 1.115, un camión estacionado sobre la banquina, que había circulado en sentido norte-sur.

Ante la sospecha, los uniformados se acercaron sigilosamente hasta el rodado. Tal como había surgido de la pesquisa, se encontraban cercanos al arroyo Iribú Cuá, lugar que había sido señalado por los investigados en distintas conversaciones telefónicas. Rápidamente detectaron que el camión había sido abandonado allí, a unos 800 metros del control, y que en la caja había una importante cantidad de bultos de diferentes tamaños bajo una carpa de color naranja que los disimulaba y los protegía de la tormenta.

Frente a las inclemencias del tiempo y por cuestiones de seguridad, el titular del Juzgado Federal N° 1 de Corrientes, Carlos Soto Dávila, y el fiscal federal Oscar Resoagli dispusieron el traslado del camión y el estupefaciente hasta la sede del Escuadrón Corrientes de la Gendarmería. Allí, con la presencia de testigos, se contabilizaron 403 bolsas que acondicionaban 5.305 paquetes rectangulares tipo ladrillo envueltos en cinta de embalar de color ocre.

Siguiendo el protocolo de actuación diseñado en el marco del Operativo Conjunto Abierto de Frontera (OCAF), coordinado por la Subsecretaría de Control y Vigilancia de Fronteras a cargo de Matías Lobos, personal especializado de la fuerza realizó las pruebas de rigor sobre las sustancias incautadas. Así se confirmó que se trataba de 4.014 kilos 275 gramos de marihuana, representando uno de los decomisos más importantes de la lucha contra el narcotráfico en la provincia de Corrientes.

Asimismo, se instruyó a las fuerzas federales a profundizar la investigación criminal hasta dar con todos los responsables de la organización.

Descargar Semanario Seis Páginas