SEGUINOS

Opinión

Inclusión… Sinónimo de respeto y amor

(Por Dr. Mario Armando Barrera) Hace unos días comenzaron las clases, se inundaron las redes sociales, de fotos, videos y comentarios de los niños en su primer día de clases. Padres, abuelos y demás familiares felices de ver a sus gorriones desplegar sus alas.

Y es así, que recibo mensajes, fotos de pacientes, que estuvieron con gran compromiso de su salud, críticos, que fueron operados por nuestro equipo, que pasaron por la Terapia Intensiva y hoy, recuperados vuelven a donde deben estar para cultivarse… La escuela.

Sin dudas para cada uno de nosotros es una alegría enorme, es un reconocimiento al esfuerzo, al trabajo en equipo… Trabajo que realizamos a diario en mi querido Hospital de Pediatría.

Entre todos los mensajes, me movilizo el de Enzo, mi pequeño paciente que comienza la Salita de 4… Me contaba con mucha alegría lo que había vivido en su primer dia de clases, de los niños, de su Mae. Enzo, fue operado por nuestro equipo, de una malformación del sistema nervioso central, denominada mielo meningocele, lo que entre otras cosas ocasiona dificultad en la marcha, por lo que usa silla de ruedas, no controla esfínteres, por lo que usa pañales. Además de haber sido operado de Hidrocefalia por lo que tiene una válvula en la cabecita. Sin embargo, nada de eso ha afectado su capacidad cognitiva e intelectual.
Les decía me movilizo su mensaje, puesto que hace unos diez años atrás debía confeccionar certificados, para que los niños con capacidades diferentes fueran aceptados en las escuelas… tal vez por miedo a involucrarse, tal vez por ignorancia.

Los niños con capacidades diferentes, no son “enfermitos” …

Los niños especiales, no tienen una enfermedad sino una condición, no esperan que le tengamos lastima, solo desean que los acepten como son, con sus virtudes y defectos, con sus limitaciones y ganas de avanzar… o acaso, nosotros los “normales” no tenemos limitaciones y luchamos para alcanzar nuestros sueños.

Las Instituciones Educativas, los docentes trabajan la inclusión, son más abiertos, se involucran con la problemática en beneficio de todos los niños… Ha sido un gran avance, falta mucho por recorrer, pero hoy existen muchos programas como la maestra integradora, acompañante terapéutico, entre otros.

Volviendo a la idea central, la inclusión es sinónimo de respeto, de amor. Más aun cuando se tratan de niños que comienzan a deshojar el libro de la vida, entendiendo que hay una vida fuera del círculo familiar, que muchas veces le será hostil… como a cualquier otro miembro de esta sociedad, por lo tanto, debemos darles las herramientas para que continúen creciendo… El mundo está lleno de ejemplos!!!

Me alegro por Enzo, por todos los Enzos por que tendrán más y mejores oportunidades, de a poco vamos madurando como sociedad…

Inclusión, sinónimo de respeto y amor…

EDITORIAL:
Dr. Mario Armando Barrera.
Neurocirujano Infantil.
Especialista en Pediatría.
Post grado en Atención Primaria de la Salud.

Descargar Semanario Seis Páginas