SEGUINOS

POSADAS

Indignación del sector Turístico ante la decisión de la ANAC por el vuelo Cuzco- Foz de Iguazú

El Presidente del Ente Municipal de Turismo Jorge Miguel Flores se pronunció en referencia a la decisión de la Administración Nacional de Aviación Civil – ANAC – de denegar que la línea Cuzco – Iguazú de la Empresa aérea LAN, aterrice en el Aeropuerto Internacional de Puerto Iguazú, y si descienda en la vecina Ciudad de Foz de Iguazú Brasil.

El Presidente del Ente Municipal de Turismo de Puerto Iguazú sostuvo indignado que desde el sector “lamentamos muchísimo, sobre todo porque nosotros ya nos habíamos adelantado incluso cuando LAN Argentina realizó el lanzamiento previo del Fun Tour en Iguazú, y el Ministro, todos estábamos muy contentos porque la gente de LAN era muy optimista con respecto a que el vuelo Lima – Cuzco – Puerto Iguazú sea una realidad” fundamentó.


Flores habló de la centralización de los vuelos y explicó “no contábamos con la burocracia y esto siempre evitó que los cielos abiertos se puedan aplicar en la Argentina” agregó.


Por otro lado apuntó a que “hay muchas cuestiones que juegan en esto, y vamos a entrar en los temas de los programas de Capital Federal que siempre se están tirando en contra de Misiones, les molesta nuestro crecimiento” añadió.


Para finalizar explicó que el Gobierno de Misiones que se manifestó indignado ante la decisión, continuará trabajando para que el resultado sea a beneficio de la provincia.


La posibilidad de aterrizar del lado argentino les permitía no solo aprovechar la infraestructura que la compañía tiene en esta margen sino también contribuir con turistas extranjeros que ahora seguramente se quedarán del lado brasileño y solo cruzarán el Río Iguazú para una visita rápida a las Cataratas del lado argentino y llegar al aeropuerto de Puerto Iguazú para embarcarse, posiblemente, a Buenos Aires o algún destino de la Patagonia.


De allí, y con razón, el reclamo del intendente y del gobernador, que ahora verán aterrizar los aviones en Foz de Iguazú. “La negativa a operar en Cataratas por razones de potenciales afectaciones a los vuelos de cabotaje no tiene sentido ni lógica, puesto que las aerolíneas terminan operando en los países vecinos, y el turista que quiere conocer Cataratas siempre optará por un vuelo directo, sea desde Montevideo o desde Perú, hacia Misiones, y no optará por hacer un vuelo internacional a Buenos Aires, para luego recién allí tomar un vuelo doméstico a Iguazú”.


El escrito incluía un reclamo por los vuelos de Pluna y BQB desde Montevideo que ante una respuesta similar de la ANAC optaron también por Foz de Iguazú. Está claro que Brasil no dudó en otorgar los permisos. No hubo, que se sepa, reacción en cambio del Ministerio de Turismo de la Nación, supuestamente principal afectado por la medida.


La ANAC, convertida después de la salida de Rodolfo Gabrielli “por permisivo”, según los gremios, en la verdadera gerencia de Política Aérea de Aerolíneas Argentinas, según empresarios del sector, nunca respondió al pedido de LAN. Nadie duda que esta actitud se corresponde con la intención de evitar cualquier vestigio de competencia para Aerolíneas “supuestamente en esta etapa de recuperación”, como dicen algunos funcionarios, aunque nadie explica por qué la competencia, que beneficia a los usuarios y a la industria turística, perjudica el desarrollo de la empresa.


Se suponía, además, tal como lo dijeron infinidad de veces los funcionarios, que uno de los argumentos para reestatizar Aerolíneas y justificar un envidiable presupuesto para su funcionamiento respondía a la intención de fomentar y desarrollar el turismo nacional como motor económico y generador de empleos.


El gobernador, que en su nota a Cristina Fernández de Kirchner afirma “ver con agrado” que se hayan autorizado vuelos de TACA desde Mendoza a Lima, y de LAN de Rosario a Lima, reclama un trato similar para los vuelos entre Lima y Cuzco a Puerto Iguazú”, y justificó su reclamo en que “cada vuelo que se agrega a nuestro destino, significa más trabajo para misioneros, desde el personal del aeropuerto, el alojamiento, la gastronomía y demás servicios turísticos que se consumen.


Si bajan en territorio brasileño, la experiencia es contundente, y conocida: consumen, se alojan y gastan allí, y sólo cruzan un día, por pocas horas, para conocer el Parque Nacional del lado argentino”.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas