SEGUINOS

ECONOMIA

Industria textil: cae la actividad y el sector advierte “destrucción de empleo”

La industria textil es una de las más golpeadas por el presente económico. La caída del consumo, combinada con la elevación de los costos de producción, y la falta de competitividad erosionan la rentabilidad de las empresas, que no logran recomponer sus cuentas. En ese marco, en el sector esperan más despidos y suspensiones, y no son muy optimistas sobre una pronta recuperación.

“Con estas condiciones va a haber más despidos, más suspensiones en el sector, no hay indicios de que esto vaya a mejorar”, dijo Yeal Kim, presidente de la Fundación ProTejer, durante la convención ProTextil que se realizó este jueves en el hotel Hilton de Puerto Madero, y de la que participó ámbito.com.

Según el reporte que la cámara textil elabora todos los años, entre junio de 2018 y diciembre de 2015 la destrucción generalizada del empleo industrial alcanzó a más de 80 mil puestos de trabajo formales, y en lo que hace puntualmente a la cadena de valor textil indumentaria, 13 mil. Si a esto se suma el empleo informal sólo el sector textil perdió 30 mil puestos de trabajo en dicho período.

Las proyecciones para lo que resta del año, no son mejores: “Vamos a tener un último trimestre con destrucción de empleo” señaló Kim, quien añadió que “la variable del ajuste lamentablemente van a ser los trabajadores”.

La entidad informó que durante los primeros siete meses de 2018 el sector textil registró una caída de su nivel de actividad del 8% interanual. Desde 2015, la producción se precipitó 16,4% y el eslabón de la confección registró una disminución de 17,2%.

En los primeros ocho meses de 2018 el uso de capacidad instalada industrial del sector se ubica en un promedio del 54%, mientras que en 2017 era de 61% y de 68% en 2016.

Otro de los grandes problemas que identificaron los referentes de la industria textil es lapérdida de competitividad frente a las importaciones. Según la cámara, en 2017 alcanzaron las 264 mil toneladas, lo que implicó un aumento del 8,1% respecto de las importaciones registradas en 2015. En tanto, durante los primeros siete meses de 2018 las importaciones totales se incrementaron un 9,9% en toneladas respecto del mismo período del año anterior.

Consultado por la cadena de pagos en el sector, el titular de Pro Tejer reconoció que se encuentra “dilatada” aproximadamente 30 días, y que los cheques rechazados se incrementaron casi un 50%.

Asimismo, destacó que la devaluación protege a la industria nacional, pero que se necesitan políticas destinadas al consumo y la industria “por Argentina sale adelante produciendo”. “No alcanza con equilibrar la macro, porque en Argentina se sale adelante produciendo, necesitamos políticas destinadas al consumo”, explicaron.

Perspectivas a futuro

Según una encuesta que Pro Tejer realizó a empresarios textiles de cara al segundo semestre del año, las perspectivas a futuro no son mejores que la situación actual. Respecto a las ventas, un 68% considera que disminuirán, en tanto que un 21% cree que seguirán igual, y sólo el 11% prevé que aumenten.

Sobre el eje Empleo, ninguno de los textiles consultados aumentará su dotación de personal en lo que resta de 2018. Un 40% de los encuestados, aseguró que disminuirá su planta de trabajadores.

Fuente: Ámbito.

Descargar Semanario Seis Páginas