SEGUINOS

NACIONALES

Informe Rouvier: hoy la mayoría manifiesta que no votaría por la reelección de Macri, sin embargo …

Cambiemos todavía mantiene su posibilidad de entrar en una segunda vuelta habiendo quedado atrás la probabilidad de un triunfo directo sin ballotage. Tiene caudal importante de promesa de voto en las provincias de Mendoza, Córdoba, CABA, también en Bs.As.; Corrientes ; Jujuy y otras. Así lo determina un reciente trabajo de Ricardo Rouvier y Asociados.

El informe da cuenta que hay que considerar que segmentando el padrón electoral tenemos, en números redondos, un 30% del total electoral que estaría dispuesto a votar por la reelección y otro 30% que no lo haría. Ambos grupos son “duros”, de difícil modificación. La mayoría del 30% opositor es kirchnerista, mientras que en el otro 30% hay voto al oficialismo y se incluye el voto negativo al peronismo/kirchnerismo.

Escenarios nacionales

1. El oficialismo
– El escenario político actual está caracterizado por la ruptura entre la Sociedad y la Economía y su repercusión social. La focalización sobre las responsabilidades de la situación se centra en el Gobierno Nacional y en la figura del Presidente.

-La evolución del endeudamiento señala la gravedad de la situación económica y financiera. Y si bien ningún analista homologa la coyuntura con el 2001/2, la deuda abre interrogantes sobre el futuro y la recuperación económica e incluido en esto surge la duda sobre el cumplimiento del acuerdo con el FMI que promete una significativa reducción del déficit fiscal.

-Esto explica el cambio de la tendencia de imagen del Pte. y de la gestión desde diciembre a la fecha. En el último mes del año pasado, la cuestión sobre la ley previsional (vivido por la ciudadanía como una exacción a los jubilados y pensionados) fue el factor que desencadenó el cambio de tendencia, disolviendo la capitalización obtenida por el triunfo electoral de octubre.

-Coincidente con la caída de las expectativas económicas y sociales fue disminuyendo la popularidad presidencial. Lo esperable, para dentro de un semestre o para dentro de un año, es que la situación empeore. Obviamente en una sociedad desigual la crisis recae en forma también desigual y esto afecta más en términos de sensación o de realidad a los estratos medios hacia bajo de la pirámide social.

– La devaluación del dólar en los primeros meses (49,9%) ha sido muy superior a la inflación ocurrida (15,6%) en el mismo período, lo que genera la afirmación de que la escalada de precios de los bienes y servicios continuará, aunque hay una cierta ralentización por la recesión.

– No está formulado un pronóstico de crisis de gobernabilidad, pero no se descuenta que pueda ocurrir. En ese caso, el oficialismo se acercará más al peronismo federal para mantener cierto control sobre el Congreso.

– La hipótesis de cogobierno o gobierno de coalición no entra, por ahora, en las propuestas ni del Gobierno ni del peronismo federal. No puede calcularse hoy, la magnitud de la afectación de la crisis en la preparación electoral, pero sin duda que la estrategia electoral apoyada en el tridente Macri, Vidal, Larreta se mantendrá, salvo que las circunstancias obliguen a la decisión de jugar la dama.

– Tanto Vidal como Larreta empiezan a manifestarse en la interna y en forma reservada con críticas a varias posiciones y comunicaciones del Gobierno.

– Se agregan las tratativas alrededor del cambio de jurisdicción de Edenor, Edesur y Aysa al área metropolitana. Este traspaso obedece a bajar los gastos que recaen sobre el erario nacional.

-Vidal intenta que los intendentes peronistas del conurbano coadyuven al Ejecutivo provincial a oponerse al proyecto.

– Además, ambos mandatarios han empezado a “hacer política” con independencia de lo que la Jefatura de Gabinete dispone. Hay coincidencia de que es necesario dialogar con el peronismo, sobre todo en territorio bonaerense, y matizar el “antiPJ” de la Casa Rosada y sus asesores.

– La UCR seguirá presionando en dos direcciones, una para lograr que el costo social del ajuste sea menor y la segunda para lograr mayor incidencia en la burocracia estatal o en los puestos electivos. Es sabida su pretensión de colocar al vicepresidente en la oferta general del oficialismo. Además Michetti va agotando su crédito interno para un cargo de tanta exposición como el actual.

– La Coalición Cívica es más fácil de conformar en términos de cargos a repartir, pero tiene en su líder Carrió, una voz extemporánea que supera, muchas veces, la comunicación oficial y condiciona a Cambiemos. Es probable que la Diputada sea candidata a Senadora por CABA, intentando repetir la elección de octubre.

– Nos sabemos aún las repercusiones de sus acciones y dichos en su base electoral.
Pero consideramos que debe mantener el carácter de una opción electoral muy competitiva frente al peronismo o progresismo porteño.

Por otra parte el peronismo k y el progresismo de CABA parece destinado a repetir su historia con un caudal de alrededor del 20%. La gran obra pública encarada por la administración Larreta produce su efecto en la ciudadanía y es probable que el oficialismo local confirme en las urnas su posicionamiento electoral. Veremos cómo juega la alternativa no confirmada aún de que las fechas electorales coincidan, esta vez, con las nacionales. En principio, la candidatura de Macri no traccionaría con la misma fuerza que tuvo para mejorar o confirmar los cargos que vengan por debajo.

-Cambiemos a nivel nacional va a tratar de mantener la polarización con CFK y el kirchnerismo, frente a un clima colectivo sin gran entusiasmo por la gestión del gobierno de Macri. En ese esquema y con ese estado psicosocial de la población, habrá que mensurar cuánto pesa el deseo de “no volver al pasado”.

-El problema del oficialismo sería que el empeoramiento de la situación socioeconómica genere una fragilidad en la gobernabilidad. En ese caso podría emerger como necesidad un plan B para las elecciones.

2. El panperonismo

-El camino electoral de la oposición requiere, a diferencia del oficialismo, de varios pasos destinados a lograr la mayor unidad posible (se descarta una alianza al 100%) que involucre una estrategia para las PASO y una estrategia para el ballotage. Una ventaja del oficialismo es tener todo centralizado, con una interna controlada, o por lo menos, sin peligro real de quiebre (más allá de las actuaciones de Carrió).

– En el espacio del peronismo aparecen varios precandidatos según la información publicada. Solá, Rossi, Urtubey, Alberto Rodríguez Sáa, De la Sota, Uñac y, agregamos en la lista, a Cristina Fernández de Kirchner que nunca afirmó o negó taxativamente esa posibilidad y que cuenta con el mayor caudal de votos.

– Este dato, que no es seguro sino presunto, puede ser muy significativo en la posibilidad de unificación o no del espacio, que tenga su eje central en el kirchnerismo. CFK sigue expresando la paradoja de ser la mejor precandidata pero es también un obstáculo para una unidad amplia del panperonismo. En este punto aparecen otros candidatos que pueden expresar al kirchnerismo como el caso de Rossi. Se podría intentar la competencia de su candidatura con otra del peronismo federal para las PASO en Agosto del 19. En este caso el inconveniente estaría dado por la omnipresencia de CFK en dicha propuesta.

– Todos estos precandidatos, salvo una eventual candidatura de Uñac, tienen algo en común para considerar: el tiempo. Ellos tienen pasado y ese pasado se convierte enun insumo para el posicionamiento positivo/negativo frente al electorado.

– Cuando mencionamos el panperonismo no debemos dejar de mencionar las estructuras políticas provinciales que incluyen a gobernadores, legisladores y fuerzas partidarias alrededor del controvertido PJ. El kirchnerismo, a través de Unidad Ciudadana, demostró en octubre pasado su prevalencia en la Provincia de Bs.As. y esto le da una fortaleza particular en función de los cálculos electorales.

– El PJ nacional está intervenido y esta decisión judicial está apelada. Por lo tanto, se abre un interrogante alrededor del futuro partidario. Es indudable que la intervención actual es funcional al peronismo federal, o peronismo no kirchnerista. La marca PJ, si bien tiene menor relevancia en distritos como el bonaerense y CABA, mantiene un valor en el interior del país.

– Hoy la mayoría manifiesta que no votaría por la reelección de Macri, sin embargo Cambiemos todavía mantiene su posibilidad de entrar en una segunda vuelta habiendo quedado atrás la probabilidad de un triunfo directo sin ballotage. Tiene caudal importante de promesa de voto en las provincias de Mendoza, Córdoba, CABA, también en Bs.As.; Corrientes ; Jujuy y otras.

– En el Chaco el peronismo está dividido entre el gobernador Peppo y el dirigente k. Capitanich, pero tras el triunfo de Cambiemos en octubre, que se consideraba abría el camino de Aida Ayala a la gobernación, esta posibilidad se verá frustrada por el procesamiento por lavado de activos a la dirigente.

– Hay 4 provincias como San Luis, La Pampa, Formosa y San Juan que tienen bastante autonomía financiera y que mantienen una posición de enfrentamiento con el Ejecutivo Nacional. Es probable que el Gobernador Alberto Rodríguez Saá juegue como precandidato presidencial en una posición cercana al kirchnerismo, mientras su hermano intentará retomar la gobernación.

– El eje central de la campaña del peronismo será, lógicamente, atacar la política económica y las consecuencias sociales de ello. El kichnerismo hará hincapié en la comparación de la actualidad con finales del 2015. Es obvio que la situación general ha desmejorado y ese será el eje de campaña de toda la oposición.

– Aclaramos que el argumento del oficialismo sobre la “herencia recibida” ha perdido eficacia comunicacional. Si bien no ha desaparecido, no tiene el mismo nivel de impacto de antes. El paso del tiempo ha determinado que el gobierno se herede a sí mismo, pero aún hay elementos en muchos votantes en que el pasado kirchnerista es un “hecho maldito”.

– Del punto de vista de la publicidad política, el Gobierno tiene por delante un gran desafío: renovar o recuperar la esperanza para obtener la reelección, comunicar esperanza en una sociedad que ha empezado desde diciembre pasado a desanimarse.

– Un problema en el panperonismo y sus gestos de unificación (gestos, no decidida voluntad) es coincidir en soluciones por un proyecto de país, considerando las diferencias que existen en las orientaciones económicas, el papel del Estado y el mercado. O sea, que aquello que se proclama como “derecha” o “izquierda” o ”progresista” debería plasmarse en políticas que indiquen esa orientación.

– Hay que considerar que segmentando el padrón electoral tenemos, en números redondos, un 30% del total electoral que estaría dispuesto a votar por la reelección y otro 30% que no lo haría. Ambos grupos son “duros”, de difícil modificación. La mayoría del 30% opositor es kirchnerista, mientras que en el otro 30% hay voto al oficialismo y se incluye el voto negativo al peronismo/kirchnerismo.

– El 40% restante es flotante (la mayoría de ese conglomerado votó a CFK en el 2011 y luego se inclinó por De Narváez o Macri); con predominancia de clase media-media y media-baja; más mujeres que hombres y menores de 40 años.

– Desde el posicionamiento ideológico tenemos al kirchnerismo que sería una opción de “centro-izquierda” (así lo define Agustín Rossi), frente al peronismo federal que sería un peronismo inclinado hacia la derecha. Algunos lo denominan como “peronismo republicano” y sus críticos lo posicionan como un peronismo macrista o en línea o aliado con el oficialismo. En la disputa por prevalecer, cada fracción ve a la otra desde una identidad política según la percepción sectorial. En ese sentido el kirchnerismo es visto más a la izquierda que al centro y el peronismo federal más a la derecha que al centro.

– Además, en el panperonismo se incluye al sindicalismo y a los movimientos sociales.
Como sabemos la clase trabajadora organizada está dividida en diversos agrupamientos y referencias a dirigentes nacionales. La CTA y sectores del moyanismo hoy se encolumnan detrás de la figura, no conducción, de la ex Presidenta. Las elecciones previstas para el 22 de agosto para elegir una nueva conducción fueron suspendidas y se prorrogan los mandatos de los tres dirigentes. De este modo, queda frustrado el acceso de Pablo Moyano a la Secretaría General.

– Muchos suponen que el desemboque de las PASO posibilitará ordenar al peronismo en su situación. Pero, por ahora, no creemos que haya una sola PASO en el que tengan cabida todos los sectores, sino más bien que habrá más de una lista con las que compita el panperonismo. De allí, posiblemente, se abra otra posibilidad en un probable ballotage.

 

 

Descargar Semanario Seis Páginas