SEGUINOS

POSADAS

Instan a grupo de policías a deponer actitudes rebeldes y volver a tareas específicas

El acuartelamiento de efectivos policiales en el interior del Comando Radioeléctrico sucede tras el rechazo de un recurso de amparo presentado ante un juzgado civil por parte de un grupo de integrantes de la fuerza de seguridad que reviste en situación de disponibilidad tras la intentona de formalizar un sindicato del sector. Similar presentación también fue rechazado en el Inadi. En la noche del martes los cinco policías que fueron separados del servicio activo consiguieron el apoyo de poco más de un centenar de policías y todos juntos se encerraron en la sede de avenida Uruguay y Félix Bogado desde donde hicieron conocer los reclamos -cuestiones salariales y otras vinculadas específicamente al rubro- pero sin tomar contacto con el jefe de Polícía, comisario general, Benjamín Roa, quien se apersonó en el lugar. También estuvo el subsecretario de Seguridad, Julio Lenzken, y el juez de Instrucción Nº 2, en turno, César Yaya. Los tres coincidieron que lo único a ser considerado estaría referido a la temática salarial. “La sindicalización es inviable e ilegal”, apuntó el titular de la Jefatura. La misma opinión tiene respecto al pedido de 2 mil pesos de sueldo básico. El funcionario del área de Gobierno, en tanto, lamentó que muchos de los que se plegaron a la medida hayan sido engañados de buena fe. Y el magistrado, a su vez, reclamó iniciar el diálogo deponiendo la medida de fuerza. Llamó la atención, o quizás no tanto, la presencia de políticos merodeando la zona.

“El objetivo principal es crear un gremio dentro de la Policía, y esto es inviable, es ilegal teniendo en cuenta nuestra reglamentación. Para que esto exista tiene que haber un tratamiento a través de la Legislatura, y cambiar cierta legislación que tenemos impresa e impuesta y que lo es en todas las fuerzas de seguridad del país. En la Argentina no hay gremios de ninguna fuerza de seguridad”, afirmó Roa.



Sostuvo, además, que los principales referentes que están al frente del autoacuartelamiento “no están contando toda la verdad porque han hecho una presentación ante el Inadi que fue rechazado. También hicieron la presentación de la misma forma en el Juzgado Civil, de que sus derechos constitucionales han sido violados, pero fue rechazado. Son cinco polícías que están en disponibilidad y atendiendo a una situación grave de una primer revuelta que ya hubo el año pasado, que intentaron formar gremio, afiliando por fuera de la autorización”.




Roa manifestó en declaraciones a /c6 que “lo único que se admite en la Policía y el Gobierno es el reclamo salarial, si se abren al diálogo, pero no otras cuestiones”.



Abogó por una resolución pacífica del conflicto y pidió “cordura y conciencia para que el diálogo llegue a buen término, para tratar la cuestión salarial, exclusivamente”. “El servicio de seguridad está garantizado”, enfatizó.



En idéntico sentido se expresó el juez Yaya cuando realizó la narración de los hechos que se sucedieron desde la noche del martes. “Nadie se puede arrogar no prestar un servicio esencial del que dependen vidas de la comunidad. El hospital no puede parar, por ejemplo”, explicó ante una consulta realizada desde el programa televisivo /cn.



“Si tenemos mala voluntad y no queremos resolver la cuestion va a ser dificil; si es en contrario, dejando de lado algunas actitudes, obviamente tendremos vías de solucion a este conflicto. No me voy a sentar a conversar con quien me está obligando a hacerlo”, observó en declaraciones a la prensa.




“Lo que me parece que es central para conversar es sentarnos en igualdad de condiciones, no ante alguien que está usando bienes del Estado. Es diferente si deponen la actitud, lo digo a titulo muy personal, no soy mediador”, afirmó.



Yaya recordó que se está hablando de un servicio básico, esencial, prestado por el Estado. “Por la potestad que tiene el policía de utilizar la fuerza pública (el mismo) no puede tener la misma entidad que un trabajador común”, remarcó.



Por su parte, Marcelo Rodríguez, en su carácter de abogado representante del grupo autoacuartelado, expresó que independientemente del pedido de mejoras de las condiciones laborales “existe un pedido de mejora salarial de un básico de 2 mil pesos, el pase a servicio activo de todo el personal que fue puesto a disponibilidad hace unos meses y que no se tome ningún tipo de represalias contra el personal que se vio en la obligación de tomar esta medida. Tenemos la esperanza que el Gobierno se acerque con una propuesta concreta y que sea valedera para todo el personal policial”.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas