SEGUINOS

POLICIALES

Intento de abuso: “El transportista era de mi entera confianza, nunca me hubiese imaginado”, dijo la madre de la nena

La madre de la alumna de 13 años del Colegio Roque González relató cómo sucedieron los hechos el viernes último, cuando se enteró de lo ocurrido con su hija a partir de un llamado de las autoridades del establecimiento educativo de Posadas. “A las 7:30 me llaman y me dicen que necesitaban hablar conmigo sobre el tema del transporte. Yo no me imaginé nunca, yo confiaba en esa persona. Era la única persona extraña que yo le entregaba a mi hija (para llevarla). Lo hacía desde el cuarto grado”, comentó. Agregó que ese viernes, el transportista escolar iba con la señora al lado y los otros chicos atrás.

La mujer y su hija viven en Itaembé Miní. “El trayecto era bastante largo (hasta el Colegio) y justamente por un tema del trabajo yo no la podía llevar y contraté el transporte”, apuntó en declaraciones a Red Ciudadana (FM 96.1).

Al llegar al Colegio, la Directora la trae a la hija quien cuando ve a la madre se larga a llorar. “Ahí la siento en mi regazo y me cuenta. `mamá, José me tocó, José me tocó, me dijo que abra las piernas´. Ella le decía ´no por favor´, se corría (en el interior del vehículo) y por último el hombre le pidió que no contara nada”, manifestó la madre.

Luego, tras bajar del transporte escolar la alumna contó lo sucedido a sus compañeros y luego a la maestra. “Yo fui a hacer la denuncia enseguida y la Policía hizo lo que corresponde”, destacó.

La madre de la menor dijo no saber si es la primera vez que ocurre esta situación con el mismo transportista.

“Mi hija me dijo que iba con la señora y al bajarla en el trabajo, en la siguiente parada ocurre esto”, por el intento de abuso. El vehículo llevaba otros niños en la parte posterior, durmiendo. “Ella iba en el asiento de adelante, no al lado del chofer sino en la parte de atrás”, precisó.

Según estimó, el transportista desistió de su intento tras la enérgica negativa de la niña. “Dios la amparó a ella”, afirmó.

“Él pensó que mi hija, al verla tan sumisa, no iba a contar”, aseveró. Para la mujer, no sería la primera vez que habría intentado avanzar sobre su hija. “Quiero destacar la valentía de mi hija”, remarcó.

Sostuvo, además, que el hombre le pasó la mano en un intento de asegurarse que la alumna no contara nada.

Luego de lo sucedido, el transportista fue dos veces al domicilio de la mujer, ubicado en Itaembé Miní. “Fue dos veces y quería hablar pero no le permití. La primera ocasión yo no estaba y la segunda le atendí desde el garage y le dije que no tenía nada que hablar conmigo, que estaba con la Justicia”, expresó.

El caso está radicado en el Juzgado de Instrucción Penal a cargo de Marcelo Cardozo.

“Me llena de orgullo de tener una hija con esa valentía y que sea un ejemplo para otras chicas. Que no callen, que cuente. No puede existir una persona así, que tenga a cargo chicos. Que tenga esta monstruosidad en la cabeza, que tenga una enfermedad en la cabeza”, insistió la mujer quien veía al transportista “como una buena persona”.

En tanto, desde la Asociación de Transportistas Escolares anticiparon que van a esperar el avance de la investigación en la Justicia para adoptar una medida.

“Es un transportista conocido, hace 15 años que está trabajando. Lo poco que te puedo decir que es una excelente persona. Ahora personalmente no lo conozco, más allá de eso”, dijo el titular de la entidad, Diego Cardozo. (Imagen Ilustrativa)

Descargar Semanario Seis Páginas