SEGUINOS

POSADAS

Internación compulsiva de una beba aborigen por negativa de sus padres

Ante la negativa de los padres, la Justicia ordenó que una beba mbyá de la comunidad Tekoá Mirí, de Capioví, fuera internada en el Hospital de Puerto Rico debido a problemas en su alimentación. El caso salió a la luz este jueves a las 16.45 cuando el empleado de Atención Primaria de la Salud del Ministerio de Salud Pública, Fernando Garayo (27) se presentó en la comisaría de Capioví para denunciar que momentos antes había llegado hasta la aldea Tekoá Mirí para trasladar al Hospital a la paciente Adriana Giménez (16 meses), ya que sus padres la habían retirado del Hospital Samic de Eldorado sin recibir el alta de los médicos, que la atendían a raíz de su deficiencia alimentaria.

La Policía de Capioví y la Justicia tuvieron que intervenir para lograr la internación de una beba aborigen que se halla con un severo cuadro de desnutrición y sus padres se negaban a dejarla bajo tratamiento médico en un centro asistencial.



El caso salió a la luz este jueves a las 16.45 cuando el empleado de Atención Primaria de la Salud del Ministerio de Salud Pública, Fernando Garayo (27) se presentó en la comisaría de Capioví para denunciar que momentos antes había llegado hasta la aldea Tekoá Mirí para trasladar al Hospital a la paciente Adriana Giménez (16 meses), ya que sus padres la habían retirado del Hospital Samic de Eldorado sin recibir el alta de los médicos, que la atendían a raíz de su deficiencia alimentaria.



Ante la grave situación planteada, la Policía se trasladó hasta la aldea y trasladó a la beba y a sus padres, Sadro Giménez (23) y Francisca Ramos (16), a la ciudad de Puerto Rico, donde la médica forense Helga Sulamita Segovia de Ledesma confirmó el grave cuadro sanitario de la pequeña y recomendó su inmediata internación.



Ante la negativa de la pareja, la Policía los llevó de regreso a la aldea y en forma paralela dio intervención al defensor de fuero universal Alberto Turkienicz, quien ordenó la internación compulsiva de la beba en el Hospital de Puerto Rico.



La patrulla policíal retonó a Tekoá Mirí y cerca de las 22.00 arribó al dicho centro asistencial con la pequeña y sus padres, que acataron la orden de Turkienicz. Además, se dispuso que un policía permanezca de custodia en el lugar para evitar que la beba sea retirada del hospital sin la autorización de los médicos.



La Comisaría de Capioví instruye un sumario con intervención del Juzgado Civil, Comercial y Laboral de Puerto Rico, a cargo del doctor Itálico Lirussi.




 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas