SEGUINOS

POSADAS

Jacobo: la educación en Argentina atraviesa el mejor momento en la historia del país

En la localidad de Garuhapé-Mí se llevó a cabo el acto de inauguración de las obras de remodelación y construcción de la Escuela Nº 344. La celebración contó con la presencia del gobernador Maurice Closs; el ministro de Cultura y Educación, Luis Jacobo; el intendente Alfredo Schmied y funcionarios provinciales y municipales.

El ministro Jacobo habló en su discurso acerca de la situación de la educación en el país y se refirió a la primera vez que participó de la reunión de ministro del Consejo Federal de Educación a finales del año 2009. “Según mi humilde apreciación, la educación en Argentina atraviesa el mejor momento en la historia del país, superando los esfuerzos de los mejores gobiernos democráticos del siglo XX, puesto que en los últimos años la educación ha tenido y sigue teniendo satisfacciones todos los días. Desde marcos jurídicos que contemplan todas las situaciones y problemas posibles que se le pueden presentar a la educación, con casi más de 40 escuelas por año en construcción y modificaciones profundas en los contenidos, principalmente en la escuela secundaria, una escuela que está en crisis en el mundo y para la cual se deben redefinir qué saberes, qué valores tiene que adquirir un chico que sale de la escuela secundaria. Es un problema que tenemos nosotros, que tiene el país y el mundo entero y que hoy estamos debatiendo”, dijo.



También dijo que en este momento hay que afrontar “un sinnúmero de problemas” para los cuales se va a necesitar de mayor infraestructura, más docentes, como así también mayor esfuerzo en la capacitación profesional porque actualmente surgen demandas particulares de la sociedad a las que la escuela no está preparada. “Vamos a tener convulsiones de todo tipo en la escuela porque en paralelo estamos avanzando con recursos y decisiones políticas para hacer”, explicó el titular de la cartera de Educación.



En referencia al anuncio realizado ayer por la presidenta sobre el inicio de un programa que va a posibilitar que el los próximos tres años cada alumno de la escuela secundaria del país disponga de una notebook, Jacobo señaló que la educación volvió a ser noticia.



El ministro dijo también que todo el esfuerzo que hace el país y las provincias por la educación no se traduce en la consigan más trascendente, más profunda que debería tener la educación y que se tiene que levantar como bandera todos los días. “Necesitamos que en cada pantalla de televisión, panfleto, en cada inauguración como la que presenciamos hoy, nosotros repitamos hasta el cansancio que los padres, tutores o encargados manden los chicos a la escuela. Que los chicos vayan a la escuela, no falten, que los 30 días de inasistencias que tienen no sea una obligación para que no falten innecesariamente. Que concurran a clase, debería ser la consigna que sintetiza todo el esfuerzo de la comunidad educativa, de los padres, del Estado. Esta consigna cae si los padres no la asimilan, difícilmente todo lo que ponemos en la educación termine cuajando en lo necesitamos que es tener, producir, formar buenos ciudadanos”.



Y continuó diciendo “sigo pensando exactamente igual, y ustedes se darán cuenta que repetimos esto mismo hasta el cansancio. Prefiero a los padres haciéndome piquetes en la calle que tener la certeza que no llevó su chico a la escuela. Sin embargo en estos días, con profunda pena y sincero pesar yo escuche a algunos dirigentes, docentes, decirles a los padres “papá no mande a la escuela a los chicos porque no los vamos a atender. Y yo quiero hacer una profunda reflexión: vamos a tener problemas, vamos a afrontarlos. Algunos se resolverán rápidamente otros llevarán un tiempo más prolongado pero lo que no podemos romper la esencia del vínculo entre el alumno y la escuela. No podemos volver atrás o iremos hacia un callejón sin salida si un docente, o un padre o un responsable de la educación le dice a un chico “hoy no vas a la escuela”.



Jacobo finalizó su discurso apelando a los padres y docentes. “Hagamos lo que hagamos no le digamos a los chicos que no vayan a la escuela porque rompemos con el elemento esencial, el bien social que es la educación. Tenemos un esfuerzo del Estado, de los docentes, tenemos autoridades provinciales y municipales que apuestan por la educación pero pareciera que hay un pequeño grupo de dirigentes que yo, hasta creo que están utilizando este conflicto para resolver otros problemas y lo están utilizando mal.



Si este grupo de docentes tiene un problema en su sindicato que lo resuelva en el mismo gremio, si tienen problemas en sus partidos que los problemas se resuelvan en dicho ámbito porque hay tiempos para elegir. Son en las elecciones que se premia o castiga a los gobernantes, no hay otra herramienta de premio o castigo en la democracia. Nadie niega el derecho a protestar pero convocar a los padres para que no envíen a los chicos a la escuela no se puede decir más por el futuro de los chicos. Seamos responsables”, concluyó.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas