SEGUINOS

INTERNACIONALES

Kim se enojó y amenaza con cancelar la cumbre con Trump

image_pdfimage_print

Corea del Norte amenazó con cancelar la cumbre prevista para el 12 de junio entre el líder del país, Kim Jong-un, y el presidente norteamericano, Donald Trump, en rechazo a unos ejercicios militares que Washington está realizando con Corea del Sur, según informó anoche la agencia oficial de noticias surcoreana Yonhap.

Pyongyang describió las maniobras como una “provocación militar que va en contra del desarrollo político positivo en la Península de Corea”, según indicó Yonhap.

“Estados Unidos también tendrá que abordar deliberaciones cuidadosas sobre el futuro de la planeada cumbre Corea del Norte-Estados Unidos a la luz de este provocador incidente militar ejecutado junto a las autoridades surcoreanas”, indicó el régimen norcoreano.

Corea del Sur y Estados Unidos habían anunciado la semana pasada el comienzo de las maniobras de defensa antiaérea con una duración de dos semanas. Unos 100 aviones de guerra participan en los ejercicios, informaron medios surcoreanos.

La histórica reunión entre Trump y el líder norcoreano tiene fecha el 12 de junio en Singapur. El encuentro está previsto luego de más de un año de escalada retórica y duras sanciones en medio de una serie de provocativas pruebas nucleares por parte de Corea del Norte.

La cumbre busca solucionar por vía pacífica el conflicto por el programa nuclear norcoreano, que lleva años estancado y que pareció escalar el año pasado. Desde comienzos de año, sin embargo, Kim se mostró dispuesto a cooperar en una solución pacífica e hizo históricos gestos de acercamiento.

El gobierno de Estados Unidos respondió ayer que mantenía los preparativos para la cumbre aun después de la sombra de dudas arrojada por Corea del Norte sobre la realización del evento.

“Continuaremos preparando la reunión entre el presidente Trump y Kim Jong-un”, dijo la vocera del Departamento de Estado, Heather Nauert, que añadió que Washington no había recibido por el momento ninguna “notificación” de un eventual cambio de postura del gobierno norcoreano.

Nauert apuntó: “No hemos escuchado nada desde ese gobierno o el gobierno de Corea del Sur para indicar que no deberíamos seguir con esos ejercicios militares o que no deberíamos seguir preparando la reunión”.

Fuente: La Nación.