SEGUINOS

EDITORIAL

La atención de cuestiones que hacen a la realidad de los misioneros es posible

image_pdfimage_print

Hay una serenidad institucional en Misiones tan concreta que expulsa o disuelve cualquier iracundia entorpecedora. Basta con detenerse en la última sesión de la Cámara de Representantes y observar que esa serenidad, además, es fructífera y aborda propuestas efectivas para sectores vulnerables o necesitados de la sociedad, proyecta a futuro la biodiversidad mientras la resguarda.

Esa paz que irradia uno de los Poderes del Estado marca rumbos no sólo a nivel provincial sino también regional y hasta nacional, en momentos en que las crispaciones volvieron a adueñarse de dirigencias, instituciones, personas, a nivel macro económico. Por cierto la serenidad no se logra de un día para el otro, es el resultado de un proceso y como todo hecho humano requiere de mantenimiento constante. No son laureles sobre los cuales se pueda dormir. Sino laureles que deben mantenerse vivos.

Condición de convivencia que terminará descolocando y hasta disuadiendo a aquel que pretenda recurrir a actitudes mañosas más emparentadas con un pasado de confrontaciones estériles que con un presente de construcción. El respeto en el relacionamiento entre pares en una reunión de comisión pretendió ser alterado y el propósito tuvo una vida más que efímera.

Pudo constatarse en la mencionada sesión donde hubo consensos plenos en la aprobación de normas que seguirán enriqueciendo el patrimonio legislativo de Misiones: desde la creación del Instituto Misionero de Bioviversidad creado en el 2004 por el actual presidente del Parlamento misionero cuando era gobernador, Carlos Rovira, que pretende proteger la riqueza genética provincial, alentando la investigación, la innovación y el desarrollo científicos. Hasta haciéndose eco de los sentidos requerimientos de padres con niños con el espectro autista, para promover mediante legislación el diagnóstico precoz, tratamiento, inclusión social y protección integral de las personas afectadas.

Inclusive hubo consenso para un proyecto de diputados de la oposición con mandato cumplido, como lo fue la creación de los equipos interdisciplinarios para atender la salud integral de los niños, niñas y adolescentes de los Hogares Convivenciales.

Vale la pena entonces detenerse en estas cuestiones: en que las iniciativas planteadas no van al archivo si sus autores han cumplido ya con su mandato, siguen el curso legislativo hasta que estén dadas las condiciones para su aprobación. Inclusive, si resulta factible al Poder Ejecutivo poner en marcha alguna de esas propuestas, lo hace por la vía administrativa. Como fue el caso de estos equipos multidisciplinarios integrados en los hogares de las seis zonas de salud en que está dividida la provincia.

Dar cabida a propuestas de la oposición que apuntan a resolver problemas de la sociedad por la vía de la razonabilidad y el consenso es un distintivo de este Parlamento, sin importar si la iniciativa ha provenido de las filas del oficialismo o de la oposición. El único requerimiento es atender al bienestar general o dar respuestas a sentidas necesidades de sectores de la población con requerimientos específicos tanto sea por razones de salud como de vulnerabilidad social.

Semanario Seis Páginas
Semanario Seis Páginas 445