SEGUINOS

POSADAS

La atomización del PJ y el posicionamiento pendular de Viana

La estrategia parece fallida. Porque el único rédito obtenido hasta ahora es mantenerse en la escena pública. Para lograrlo volvió a atomizar al Partido Justicialista de Misiones, pero se vio obligado a “blanquear” su relacionamiento con el ex gobernador Ramón Puerta, presentado como “uno más” con los que “dialoga” en procura de un frente antiK y antiR. Es que, en principio, el senador Luis Viana aparece como un solitario en el mismísimo PJ, cada vez más adelgazado.

Los críticos internos que había logrado acallar con acuerdos que terminó traicionando volvieron a dejarlo en soledad. Lo hicieron los diputados nacionales Juan Manuel Irrazábal y Julia Perié, desde siempre kirchneristas. Lo hicieron los intendentes peronistas que gestionaron una y otra vez en los últimos años por una interna abierta que volviera a convocar a los hoy muy dispersos afiliados para elegir dirigentes que al menos tuvieran adhesión popular. “Viana no mide ni dos puntos en las encuestas” disparó de su lado el diputado provincial y titular del Sindicato de Camioneros Adolfo Velázquez. Un dirigente cercano a los intendentes críticos que se consideraron “echasdos” por Viana del PJ y que acordaron ir por fuera de las estructuras partidarias a las elecciones del 26 de junio.



 



De su parte Diego Sartori pudo decir: “yo se los advertí hace mucho tiempo”. Para él las traiciones de Viana no son “novedosas” sino reiterativas. Lejos de este conflicto dijo que en su ámbito mantienen la acción política que venían desarrollando en pos de una mejora de la calidad de vida de los misioneros. No presentarán candidato a gobernador, pero los diputados que integraron el bloque Frente para la Victoria seguirán trabajando en pos de propuestas e ideas.



 



Propuestas e ideas de las que también carece la convocatoria vianista. Porque todo está orientado pura y exclusivamente a mantener una presencia mediática que se transforma en intento de presión contraa la presidenta Cristina de Kirchner en políticas como la energética –su actual oposición a las represas, por ejemplo-. No parece advertir que mientras a él le quedan apenas meses de mandato, Cristina tiene hoy una muy alta adhesión impensada por la oposición hace apenas poco más de un año. Popularidad que transforma los embates del senador en presiones de muy corto alcance.



 

Acaso, también, su estrategia no sea otra que sumar una voz opositora, contraria a la Presidenta como la que ya levanta hace tiempo el ex gobernador Ramón Puerta. Lo que tampoco es novedad. Porque, en rigor, Viana emerge a la vida política como exponente de esa ortodoxia justicialista, la de los ’90. Con tal antecedente y las actuales posturas cabe pensar que su adhesión a Kirchner no fue más que un oportunismo enderezado a mantenerse en cargos públicos. Agotada esa instancia, en busca de lo mismo, asume la la postura inversa: hoy es un furibundo antiK.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas