SEGUINOS

NACIONALES

La CGT se reunirá con directivos del FMI para analizar la letra chica del acuerdo

Juan Carlos Schmid, uno de los integrantes del triunvirato de la CGT, confirmó que la cúpula de la central obrera mantendrá un encuentro cara a cara con directivos del Fondo Monetario Internacional (FMI) para analizar las consecuencias del acuerdo firmado con el Gobierno nacional y mostrarle la “realidad” de lo que sucede en el país.

“Mantuvimos una conversión telefónica con (Roberto) Cardarelli y (Alejandro) Warner y quedó planteado que el Fondo nos pidió una reunión a nosotros a finales de octubre para conocer nuestra opinión sobre el acuerdo”, describió el jefe cegetista.

El italiano Cardarelli es responsable de auditar las cuentas públicas, en el marco la revisión establecida en el artículo IV del régimen del organismo. El mexicano Warner es el director del Departamento del Hemisferio Occidental de la entidad.

Según dijo Schmid, el encuentro se realizará en Buenos Aires, posiblemente en la nueva oficina que abrirá el FMI en la Argentina. “A eso es lo que se comprometieron con nosotros, en la conversación mantenida hace 15 o 20 días atrás”, sostuvo el líder gremial. Fue diálogo de 20 minutos, donde intervino el economista Claudio Lozano, de la CTA. “Se intercambiaron algunos aspectos desde el punto de vista técnico”, reveló.

El triunviro adelantó que la charla con los funcionarios del organismo internacional rondará en “el aspecto social y el costo que tiene el acuerdo”, que la CGT ya cuestionó públicamente. “Los funcionarios se encargaron de decir que tendrán un especial cuidado y eso amerita nuestra preocupación y rechazo. Va a haber costo y por eso ellos ponen el énfasis (ahí)”, dijo en una charla con radio Continental.

“Ellos hablaron de un enfoque general. El diccionario español es muy rico en utilizar términos. Ellos dicen que lo que están aplicado aquí es un nuevo diseño. El diseño tiene como primera etapa ordenan financieramente y monetariamente y después volver al crecimiento. Eso me hace acordar a otras lógicas, (como la teoría del derrame)”, indicó.

En ese marco, el sindicalista ratificó la coincidencia de proyecciones del Gobierno y el organismo. “Ellos creían que al final de año el país podría estar volviendo a crecer”, afirmó.

“El Fondo fue virando su comportamiento. Hay muchos que cuestionan este diálogo del movimiento sindical, pero el sindicalismo hace más de 20 años que viene hablando con los organismos multilaterales de crédito. Siempre se dicen muchas pavadas”, remarcó, y recordó que tras los noventas, el Fondo abrió “mesas de alto nivel” ante la reacción negativa a los paquetes de ajuste estructurales durante el menemismo en la Argentina. “Por más que digan que es un Fondo nuevo, ellos tiene su funcionalidad, con un formateado nivel académico y una visión del mundo, la economía y la sociedad. No creo que tenga con claridad lo que ocurre (en el país)”, destacó.

Schmid repasó que durante el gobierno de Menem el Fondo “venía a las oficinas y volvía directo” a Washington. “En el último tiempo venían y recorrían un poco, y los llevaban a algún lado para que vean la realidad, pero es insuficiente para ver el sufrimiento que ocurre”, señaló. “No me parece que el Fondo tenga la sensibilidad cercana”, agregó.

En esa línea, el gremialista estimó que si el Ejecutivo avanza con una nueva reforma previsional habrá más conflictividad social y protestas en las calles. “Si con la otra reforma, que eran (recorte de entre) $ 70.000 y $ 100.000 millones, hubo semejante reacción, que terminó con escándalo y situaciones dramáticas, imaginemos qué puede suceder con un recorte del doble”.

“La percepción de la sociedad es que el ajuste siempre lo hacen los mismos. Parece que no hubiera imaginación en la clase dirigente que no sea siempre perjudicar a las clases populares”, subrayó.

Fuente: Ámbito.
Descargar Semanario Seis Páginas