SEGUINOS

POSADAS

La consolidación de la economía, de las instituciones y algunos “manotazos” mediáticos

Lejos de aquella turbulencia generado dos años atrás, la protesta “del campo” languidece falta de sustento, mientras se tornan cuestionamientos de corto alcance los que tienen por destinataria la bancarización que analizan la administradora fiscal y la reserva federal. Es decir tienen el mismo destino que otros “manotazos” opositores para complicar la gestión del gobierno nacional, intentando erosionarlo de cara a las próximas elecciones. Un ejemplo lo fueron las ocupaciones de espacios públicos, cortes de vías y calles. La firmeza de la ministra de Seguridad Nilda Garré, que eligió el duro camino de actuar bajo la conducción de la Justicia, en un trámite que por momentos parecía moroso, en especial para una oposición decidida a “intervenir” con armas desenfundadas.

La legalidad –y la cordura- primó finalmente y una paciente explicación de la funcionaria en cada caso, terminaron por erradicar estas prácticas que, en otros momentos y con un gobierno con menos sustento popular, habría generado más de un dolor de cabeza. Y dispersado una sensación de inestabilidad, gestión en la que persisten los medios concentrados. Tampoco aquí alcanzan a penetrar la actitud silenciosa y de observadora que mantiene la sociedad.



Claro que también importa aquí el que los ministros cumplan con sus funciones y afronten y resuelvan los problemas evitando que estos impacten en la figura presidencial, afectando la institucionalidad. Y es que así debe ser, para eso el sistema tiene “fusibles” que han de saltar cuando los problemas se desmadran, cuando no se ejecutan las políticas tal como se conciben. Es lo que estaría por ocurrir en el Banco Central a raíz de la imprevisión que derivó en la falta de billetes y el encargo, a último momento, de impresión de moneda a Brasil. La situación comienza a resolverse, más allá de los fantasmas que se intentaron levantar para alterar una “exasperante” tranquilidad de los mercados. Hasta se llegó a hablar de “corralito”, sin que hubiera eco alguno en los ámbitos bursátiles ni bancarios.



De hecho la actividad bancaria y las tarjetas de crédito registraron un movimiento inusitado para fin de año, cuando la gente se volvió al plástico ante el faltante de papel moneda. Esta modalidad atrae a los consumidores porque está también vinculada con la seguridad y permite andar sin efectivo. No así a sectores del comercio que prefieren la informalidad disfrazada de formalidad y argumentan “costos” para mantener el sistema de tarjetas y se lo “trasladan” al cliente con intereses desmedidos. La tendencia a la bancarización, sin embargo, se va imponiendo y es muy posible que termine por consolidarse. De modo que quienes no se incorporen al sistema perderán ventas.



Porque también es dable advertir que estos mecanismos –estas herramientas- son propias de un país estable y en crecimiento, donde es posible –por ejemplo- financiar compras importantes a nivel familiar y empresarial. Hay entidades bancarias como la de la de la Provincia de Buenos Aires que inclusive tienen tarjetas “verdes” que le permiten a los chacareros comprar todo lo que necesitan con ese plástico.



Este panorama consolidado en el plano económico es el difícil escenario en el que se verificarán las elecciones generales. Y buena parte sino toda la oposición provincial estará pendiente de cuanto se decida en Buenos Aires, para actuar después en el nivel misionero. La excepción estará dada por el oficialismo. Porque si bien el Frente Renovador tiene un fluido relacionamiento con el gobierno de Cristina de Kirchner que quedará ratificado –una vez más- el 25 de febrero próximo cuando se produzca la reunión con el presidente paraguayo Fernando Lugo, por la finalización de la represa Yacyretá, esta fuerza política es fundamentalmente misionerista. Es decir va por la consecución de los legítimos intereses de Misiones. Lo que no hace por ejemplo, un senador como Luis Viana que, imaginando acercar los votos que le son esquivos, viene desarrollando una campaña por el No a Garabí. Sin advertir que cuando a la gente le falte luz, no habrán votos a su favor.



Tal es el desaforado afán por reubicarse en el plano político –al menos provincial, vista la bajada de pulgar a nivel nacional- que no ha dudado en twittear al mismísimo gobernador Maurice Closs, buscando por esta vía un espacio mediático. Algo así como colgarse del saco de quien gobierna para ver si de ese modo, accede a algún centimetraje. Sí logra en cambio un mayor distanciamiento de la política nacional de la Presidenta y la consiguiente soledad, vista las críticas internas que la mayoría de los sectores justicialistas hacen de su impuesta conducción pejotista. Más de una vez le reclamaron internas abiertas y participativas, sin ser escuchados. Ahora esperan que la ley electoral lo obligue a una convocatoria de este tipo para asegurar transparencia. Aunque algunos piensan que sólo una intervención al PJ dispuesta por la conducción nacional daría tales seguridades para elegir los candidatos a los cargos públicos.



Aún con estas desinteligencias –o la chabacanería versus la institucionalidad- el verano político discurre en Misiones sin sobresaltos. Excepción hecha de la decisión judicial que de la noche a la mañana alteró un nicho opositor, mostró quién era uno de sus propietarios –aunque se ocultara- y cuáles los propósitos de corta mira. Porque allí estaba el actual diputado nacional y ex gobernador Ramón Puerta, que con su mejor estilo de esquivar la verdad e inventar la propia recorrió los canales porteños concretados para hablar de “censura”, sin hacer mención en ningún momento a la disputa societaria que, en realidad, es la que había motivado la intervención de la Justicia Federal. Pero claro acaso sólo así consigue que alguien le acerque algún micrófono. Su ausencia mediática es cada vez más notoria.



Discurre enero. Sin sobresaltos, con mucha gente de vacaciones. Con otra gente que sigue trabajando y, de hecho, con obras de la finalización de Yacyretá, que siguen a buen ritmo, sin pausa. Se acerca febrero y con él la celebración presidencial de una gigantesca hidroeléctrica lista para producir a máxima potencia en un verano demandante.




 



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas