SEGUINOS

POSADAS

La Contadora que combate el “stress numérico” con yoga terapéutico

Liliana Valdez es Contadora Pública, actualmente desarrolla funciones como Tesorera en la Cámara de Mujeres Empresarias de Misiones. Con un paso exitoso por el ciclo educativo que la tuvo como una alumna calificada, con notas distinguidas. Pero quizás lo que más sobresalga en esta profesional de los números es su calidez y calidad humana de la que hace gala en todo momento. María Bower, conductora de “Ellas con María” – C6Digital- quiso conocer un poco más sobre esta bella mujer emprendedora y la invitó al programa. Nieta de un conocido sastre de Posadas, “Li” (como la llamaban sus compañeros de la secundaria, en la entonces Escuela Nacional de Comercio Nº 1 “Libertador General San Martín) relató que heredó de su padre -ex Gerente de IPS- su interés por la contabilidad. De su madre -experta en el arte la confección-, la creatividad.

Liliana comentó en la entrevista de María que es la mayor de seis hermanos. “Disfruté de mis abuelos y bisabuelos. Al haber sido la nieta mayor fui muy mimada”, dijo. Lo que tal vez hizo que su personalidad tenga ese componente de amabilidad que comparte con quienes la conocen.

El ciclo Primario lo realizó en la Escuela Norma Mixta “Estados Unidos del Brasil” para continuar en la recordada y prestigiosa ex Comercio 1, que funcionaba en la esquina posadeña de Entre Ríos y San Lorenzo. Egresó del Secundario como Perito Mercantil en 1982 con uno de los mejores promedios de su Promoción. “Los números me llamaban la atención. Quería estudiar para Contadora y al año de recibirme pude ingresar a estudiar en la Facultad de Ciencias Económicas de la Unam”, recordó.

Además de sus múltiples ocupaciones, “Li” Valdez también dedica horas a su “yo interior”. Es instructora de Yoga Terapéutica.

En el plano personal, la profesional hizo referencia al momento en que conoció a quien luego sería su esposo. En ese entonces un ex alumno de la Facultad. “Estaba cursando el primer año y apareció en una fecha difícil. Era mi primer examen, yo jamás había rendido una materia y esa fue mi primera experiencia”, precisó.

Al cabo de unos años, tras recibirse se casó con Juan Carlos Godoy -Licenciado en Ciencias Ambientales-. Y luego de dos años vino la primer hija -hoy abogada-. Seguirían dos más, otra niña y un varón.

Sin embargo, esa vida soñada por muchos tuvo un abrupto impasse debido a la tragedia. El esposo de Valdez falleció a los 51 años como consecuencia de una fatal jugada del destino. “Amaba la naturaleza y respetaba mucho el medio ambiente. En circunstancias de producirse un incendio en un monte cercano a nuestro predio fue cuando se produjo el accidente que le costaría la vida, con una máquina corta fuego”, relató Liliana con una entereza envidiable.

Valdez se dedicó muchos años a su trabajo como Contadora pero a la par también estudiaba Yoga y Reiki (técnica de canalización y transmisión de energía vital). “En ese año que estudio es como que la vida me preparó para lo que después me iba a pasar. El accidente (y fallecimiento) de mi esposo. Me dio la fortaleza y vitalidad para soportar y llevar adelante esa circunstancia de la vida. Fue una muestra para mis hijos, que vieron en mi lo que había hecho y cómo salí adelante en esa situación”, manifestó.

Más adelante presentó un proyecto al Consejo Profesional de Ciencias Económicas en el cual las empresas y los profesionales, al incorporar yoga y distintas técnicas de respiración lograban tener un mayor equilibrio en su rendimiento. La iniciativa de Valdez fue aceptada.

Hace cuatro años brinda el servicio de yoga terapéutico en el Consejo para sus colegas. Además, tiene un Instituto en el cual realiza la actividad junto con sus hijos.

Inquieta y amante de lo natural, también lleva adelante otro emprendimiento. La Reserva Akasha (significa “la esencia de la vida de la que surge la naturaleza”) , en Profundidad. “Fue soñado hace muchos años. Mi esposo primero tuvo una perspectiva de ello y yo terminé dándole otra vuelta de tuerca ya orientado a lo que a mi me gusta y le puede gustar a la gente”, afirmó. Es Costa de Senderos. Allí, en ese predio de 25 hectáreas de monte se pueden hacer paseos. Identificar las distintas especies de árboles, además de uno círculos de meditación. “Los senderos llevan hasta un plano en la altura donde se puede sentir una energía distinta”, agregó.

Las visitas ya se pueden realizar reservando fechas a través del contacto telefónico. “Es una experiencia muy linda y es bueno que desde chicos se conozca la naturaleza, lo que tiene Misiones”, remarcó Valdez.

https://www.facebook.com/Reserva-Akasha-1333805086719251/

Descargar Semanario Seis Páginas