SEGUINOS

INTERNACIONALES

La Corte de La Haya falló contra Bolivia en su demanda con Chile por la salida al mar

Con una relación de hitos en la relación entre Chile y Bolivia desde la Independencia de España hace dos siglos se inició en la ciudad holandesa de La Haya la lectura del fallo de la Corte Internacional por la demanda marítima presentada por La Paz.

En la lectura del fallo, la Corte está rechazando cada argumento presentado por el gobierno boliviano, que había pedido a los jueces obligar a Santiago a sentarse a negociar de buena fe una salida soberana al Pacífico, de manera de restituir el litoral perdido tras la Guerra de 1879 que también involucró a Perú.

El magistrado subrayó que en el curso del centenario contencioso, Chile no contrajo la obligación legal de negociar con Bolivia un acceso soberano al océano Pacífico. Los veredictos de esta corte son vinculantes e inapelables.

Bolivia, que demandó a Chile ante la CIJ en 2013, perdió su principal salida al océano Pacífico a comienzos de la llamada Guerra del Pacífico (1879-1883), hace ahora 139 años, cuando las fuerzas chilenas ocuparon el entonces puerto boliviano de Antofagasta.

Aquel conflicto bélico, que dejó miles de muertos, es conocido también como “la Guerra del Salitre” porque el control sobre los yacimientos de ese nitrato jugó un importante papel.

Bolivia, aliada con el Perú, perdió en ese entonces una costa marítima de unos 400 kilómetros de longitud y el departamento de Litoral, rico en guano, salitre y cobre. Ese territorio de 120.000 kilómetros cuadrados incluía el desierto de Atacama, el más árido del planeta.

En 1904, ambos países firmaron un Tratado de Paz y Amistadpara poner fin al estado de guerra que seguía existiendo entre ellos y que estableció de forma definitiva las fronteras de las dos naciones.

Aquel incluía, entre otros, la obligación de Chile de construir un ferrocarril entre Arica y La Paz así como la concesión de créditos y de derechos de libre tránsito de productos bolivianos a puertos del Pacífico chileno.

Mientras que Chile consideraba ese tratado plenamente vigente, Bolivia (que junto con Paraguay es el único país de América Latina sin litoral marítimo) sostenía que la parte chilena lo incumplía constantemente.

A lo largo de los años, los sucesivos gobiernos de Bolivia habían exigido, hasta ahora sin éxito, negociaciones a sus pares chilenos para lograr una salida libre a la costa.

Finalmente, el 24 de abril de 2013 el Gobierno de La Paz interpuso ante la CIJ, el máximo órgano judicial de Naciones Unidas, una demanda que obligara a Santiago a “negociar de buena fe y de forma efectiva a fin de llegar a un acuerdo que otorgue a Bolivia un acceso pleno y soberano al océano Pacífico”.

Chile objetó entonces la competencia del tribunal de la ONU. Sin embargo, el 24 de septiembre de 2015 la Corte se declaró competente en el caso y pidió que el proceso continuara con la presentación de fundamentos escritos por parte de Chile. Los equipos jurídicos de ambos países presentaron en marzo pasado los alegatos finales del litigio.

Debido al centenario contencioso, los dos países mantienen relaciones diplomáticas sólo a nivel consular desde marzo de 1978. En aquel año fracasaron las negociaciones de los dictadores Hugo Banzer y Augusto Pinochet para intentar darle una salida al conflicto.

Fuente: Clarín.

Descargar Semanario Seis Páginas