SEGUINOS

INTERNACIONALES

La Corte Suprema de Estados Unidos avaló el veto migratorio de Trump

En pleno debate sobre la política migratoria del presidente de Estados Unidos, Donald Trump , la Corte Suprema le concedió este martes una de las mayores victorias de su mandato al respaldar su prohibición para entrar a su país a ciudadanos de seis países -cinco de mayoría musulmana-.

 

Con cinco votos a favor y cuatro en contra, el fallo pone fin a una dura batalla legal y convalida la última versión del decreto, que afecta el ingreso de ciudadanos de cinco países mayoritariamente musulmanes (Irán, Libia, Somalia, Siria y Yemen), así como de Corea del Norte, y también de algunos funcionarios específicos de Venezuela.

 

Ahora Trump puede pedir a tribunales menores que revoquen los dictámenes que bloquearon el decreto de prohibición anunciado en septiembre, además de dos versiones iniciales de la orden, luego de recursos judiciales presentados en Hawái y otros estados del país.

 

El presidente estadounidense tardó apenas minutos en volcarse a Twitter para celebrar la noticia. “La Corte Suprema apoya el veto migratorio de Trump. ¡Wow!”, escribió, en mayúsculas.

 

La orden ejecutiva (decreto) de septiembre último impone prohibiciones parciales de entrada en Estados Unidos a personas de Irán, Libia, Siria, Yemen, Corea del Norte y Venezuela, alegando que los Gobiernos de esos países no cooperan de forma adecuada a la hora de compartir información con Estados Unidos.

 

El presidente del máximo tribunal, John Roberts, escribió la opinión mayoritaria, en la que se le unieron sus cuatro colegas conservadores. Expresó que un presidente tiene amplia autoridad en el tema de inmigración y rechazó el argumento de que el mandatario había evidenciado un prejuicio contra los musulmanes.

 

Sin embargo, se cuidó de no expresar apoyo a las provocadoras declaraciones de Trump sobre la inmigración en general o sobre los musulmanes en particular. “Nos abstendremos de pronunciar nuestra opinión sobre la justificación de esta política”, escribió Roberts.

 

Críticas

La jueza Sonia Sotomayor redactó la opinión del disenso, en la que expresó que con base en la evidencia, “un observador razonable llegará a la conclusión que esta Proclamación se basó en un perjuicio contra los musulmanes”. Los magistrados que llegaron a la conclusión contraria, dijo, lo hicieron “ignorando los hechos, tergiversando los precedentes legales y haciéndose la vista gorda al dolor y sufrimiento que esta Proclamación ha infligido a un sinnúmero de familias e individuos, muchos de los cuales son ciudadanos estadounidenses”.

 

Durante las audiencias ante los jueces del máximo tribunal, los demandantes argumentaron que la orden de Trump era inconstitucional al discriminar basándose en la religión y la nacionalidad a países principalmente musulmanes.

 

Fuente: La Nación.