SEGUINOS

POSADAS

La Cruz Roja Argentina cumple 128 años

Por iniciativa del doctor Guillermo Rawson (1821-1890), médico, sociólogo, científico y político comprometido con su época, el 10 de junio de 1880 tuvo lugar la fundación de la Cruz Roja Argentina, de acuerdo con los principios humanitarios, de imparcialidad y de neutralidad de la Cruz Roja Internacional.

La inquietud había surgido en 1865 durante la guerra del Paraguay y se reafirmó a raíz de la epidemia de fiebre amarilla que sufrió Buenos Aires en 1871. Desde su creación la institución extiende sus acciones a todo el país, brindando asistencia a personas afectadas por inundaciones, terremotos, epidemias y otras catástrofes naturales o provocadas por el hombre.


Paralelamente, desarrolla tareas en prevención y promoción de la salud y atención de grupos sociales en situaciones de riesgo, a través de centros educativos, grupos de jóvenes y proyectos de desarrollo comunitario.


La fiebre amarilla irrumpió en Buenos Aires con el regreso de los veteranos de la guerra del Paraguay; los primeros casos aparecieron el 27 de enero de 1871. La peste avanzó rápidamente favorecida por condiciones sanitarias deficientes -hacinamiento en los barrios del sur, inadecuada provisión de agua, etcétera.


Paralizada la ciudad, la población, aconsejada por las autoridades, huía aterrorizada. Se creó una Comisión Popular con médicos, enfermeros, sacerdotes y voluntarios, muchos de quienes caían con la epidemia.


Entre enero y junio de ese año murieron 14.000 personas. Sumados a los que huyeron, los 190.000 habitantes del casco urbano se redujeron a 60.000. La ciudad se modificó, decayeron algunos barrios y surgieron otros. Colapsado el cementerio del Sur, se creó el de la Chacarita. En abril, pico máximo de la epidemia, se produjeron 563 muertes en un día. Luego la enfermedad comenzó a ceder.


 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *