SEGUINOS

POSADAS

“La culpa puede ser buena, porque nos da aprendizaje”

Así lo señaló en su visita a los estudios de C6Digital la coach de Vida, Liliana Timmer, quien aseguró que “hay que aprender a vivir sin culpa. Se dejan de hacer y se hacen cosas por ella. Hay dos tipos, una paraliza y la otra es funcional, que es la responsabilidad. Hay que saber como superarlas porque a veces molestan y no dejan avanzar”.

En ese sentido, añadió “la que nos paraliza nos bloquea para seguir haciendo cosas y la otra es funcional para seguir adelante, que es la que nos ofrece aprendizaje. Cuando nos dejamos de culpar y nos hacemos responsables de nuestros actos allí cambiamos la historia”.

Afirmó que muchas veces las personas ofenden y eso genera culpas porque el humano tiene la capacidad de poder analizar lo que hizo. “Uno después de actuar se da cuenta de cuándo estuvo mal. Es bueno reconocerlo porque tenemos desarrollada la capacidad de ponernos en el lugar del otro, la empatía. Si puede buscar revertirlo y no sentirse culpable. Hay que pensar en el contexto para ver cómo actuar la próxima vez”, detalló.

Timmer explicó que hay una culpa tóxica que “nos frena en la vida”.  Subrayó que “la idea es que nos hagamos cargo y cambiemos. Si ya me di cuenta que hubo culpa mía, hay que actuar en consecuencia y repararlo si es necesario. Hay que perdonarse y seguir adelante, aceptar lo que a uno le toca”.

Recalcó que en caso de no encontrar una solución se debe recurrir a la ayuda de un amigo, familiar o profesional. “Es esencial dejar de vernos a nosotros mismos como el centro de atención. La culpa genera malestar pero hay que hacerse responsable. Si se la tapa se transforma en asignatura pendiente”, aseveró.

 

Descargar Semanario Seis Páginas