SEGUINOS

POSADAS

La defensa del ex juez Rey pidió la eximición de prisión

El ex juez de Instrucción 2 de Posadas, José Luis Rey, presentó ante el juez federal Norberto Oyarbide un pedido de eximición de prisión y también fijó domicilio en el estudio jurídico de su defensor, el abogado Arturo César Goldstraj. El letrado negó que el magistrado destituido se haya presentado en los Tribunales de Comodoro Py, de Capital Federal. “Esta es la segunda presentación que realizamos. La anterior fue rechazada por el juez, quien sostuvo que mi cliente tenía fueros. Ahora le explicamos que la destitución no está firme porque todavía existe plazo para presentar el correspondiente recurso de Casación”, explicó.

Para Goldstraj no corresponde la detención de Rey ni del ex juez Horacio Gallardo “porque acá está claro que no hay peligro de fuga y tampoco la posibilidad que entorpezcan la investigación o hagan desaparecer pruebas. Si se concreta será un simple efecto mediático”, afirmó.



Desde el Juzgado Federal de Posadas confirmaron que el pedido de Oyarbide llegó al filo de la medianoche de este jueves y rápidamente fue girado al juez federal subrogante José Luis Casals. El magistrado posadeño envió un oficio al Superior Tribunal de Justicia de Misiones para conocer cuál era la situación de Rey y Gallardo. Desde la cúpula del Poder Judicial le remitieron una copia de la sentencia por la cual fueron destituidos y Casals ordenó en horas del mediodía el allanamiento de ambos domicilios al sólo efecto de detenerlos.



Por su parte, el ex juez Gallardo habría sufrido una indisposición cardíaca y fue internado en el sanatorio ubicado sobre la avenida Mitre, lo cual impediría su inmediata detención.



Gallardo y Rey quedaron sin fueros el pasado martes a la noche cuando el Jurado de Enjuiciamiento de Funcionarios y Magistrados los destituyó en fallo dividido por haber autorizado una serie de escuchas telefónicas sin antes haber establecido a quienes pertenecían las líneas y si sus dueños tenían alguna relación con el hecho investigado; además del escaso control sobre las grabaciones que se realizaban.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas