SEGUINOS

EDITORIAL

La democracia, sus sueños, los derechos y las expectativas

“Con la democracia se come, se cura, se educa” fue la frase con la que Ricardo Alfonsín enamoró a los argentinos. Su elección presidencial fue la primera vez en que los ciudadanos quebraron los límites partidarios y se volcaron masivamente a votarlo. El preámbulo de la Constitución de la Nación, convocando a la unidad había abierto el camino. Les propuso un sueño de libertad, de democracia, derechos humanos, a los argentinos y sumó a jóvenes y viejos. Duró poco se sucedieron episodios que habrían de obligarlo a dejar antes de tiempo el gobierno, una hiperinflación nunca antes vista, volatilizó los mejores propósitos.

Y desde entonces se ha escrito una historia irregular. Porque en los ’90 se alteró la mejor herencia del tiempo viejo y en el 2001, el país bordeó el abismo. Los años siguientes abrieron caminos, pero también aparecieron problemas. Si quienes gobernaban no lograban sucesores en la Casa Rosada se esperaba que quienes los reemplazaran continuaran construyendo el país de todos, aunque, lógicamente, desde otro ángulo ideológico. De hecho así se comprometieron en la campaña. No que llegarían para hacer tabla rasa. Y mucho menos con cuestiones altamente sensibles como lo son aquellas que conciernen a los sectores más vulnerables: jubilaciones, pensiones por discapacidad, becas de estudio. Y como si todo fuera poco, una descabellada propuesta de hacer “optativas” las vacunas que hasta ahora son obligatorias. Se hacía trizas aquel criterio sanitarista que tanto distinguió a la Argentina y que en la última década ayudó a bajar los índices de morbi mortalidad infantil.

Claro que se levantaron voces en oleadas para oponerse al disparate, extraño en el país. Y otra vez, la inevitable comparación con Misiones. Porque aquí en la misma semana se conoció que el Parque de la Salud había dado asistencia y prestaciones a más de 1 millón de personas, es decir casi a la totalidad de la población de Misiones.

Pero además y es otra vanguardia de la Provincia: la Comisión Provincial de Prevención de la Tortura dio a conocer su primer informa sobre las situaciones de encierro auscultadas. Y encontró graves errores, trato inhumano, violación de los derechos del menor. Fue como cuando se abren las ventanas y soplan los vientos: de pronto pareció posible seguir cimentando en sólidas bases una sociedad más justa e inclusiva. Más aún trascendió que el presidente del Parlamento misionero, Carlos Rovira, promovió un proyecto de ley para un Juzgado de Niños, Niñas y Adolescentes.

Un fuero que un juez de mucha trayectoria como César Raúl Jiménez considera necesario porque ha advertido que la “conducta repetida” en la delincuencia juvenil demuestra que el sistema de encierro se demostró fracasado. Que el trato del menor en conflicto con la ley debe descarcelizarse, apuntó de su lado el penalista de reconocido prestigio Eduardo Paredes.

En otras palabras, hay en curso acciones en busca de la reversión de la dura realidad detectada, en busca de más derechos. Como la petición también recibida de la defensoría del Niño: un espacio amigable donde alojar a los chicos en conflicto con la ley.

Y en este sendero de mejora, el dictamen unánime de la Comisión de Poderes de la Cámara para la designación de la nueva ministra del Superior Tribunal de Justicia Liliana Picazo efectuada por el gobernador Hugo Passalacqua, refuerza las expectativas abiertas por el trabajo serio y profesional mostrado por la Comisión de Prevención de la Tortura. El misionerismo renueva sus sueños.

La región Litoral planta bandera de federalismo para defender lo suyo

En esa línea se inscribe la reciente visita realizada por el gobernador Hugo Passalacqua a su par entrerriano Gustavo Bordet quien lo invitó especialmente para participar de la firma de un convenio de trabajo y cooperación con el Congreso de Intendentes del Uruguay, en el marco del afianzamiento en el proceso de integración, según lo expresado por el propio anfitrión.

Es que tal presencia sobresale en estos tiempos más allá de la eminentemente histórico del tema convocante, los 202 años del Congreso del Oriente (también denominado De los Pueblos Libres). Es que está en juego nada más y nada menos que la defensa de lo representativo, de los valores del país profundo que siente más que nunca, tal vez, que se debe a reafirmar el carácter soberano y hacer valer el federalismo, despojado de conceptualismo y enunciados de ocasión, que se saca a relucir cada tanto.

Con el juego de los intereses expuestos desde el país central, aquél agroganadero riquísimo que mira en derredor y sin consideraciones amenaza nuevamente con seguir expoliando a las provincias, cada una con sus particularidades y urgencias, para continuar el drenaje de recursos hacia sus arcas famélicas como en la década menemista.

Esto se sabe en los corrillos políticos y hasta ahora se habla por lo bajo en cada encuentro de similares características como el ocurrido en tierras de "Pancho" Ramírez. Y dicen entonces que así de complejo está el panorama. Además, están convencidos que más temprano que tarde  querrán venir por Ingresos Brutos, etc. "O sea, desmantelar la fuente de recursos provinciales. Lo poco que de por sí ya existe, con una coparticipación en caída", señalan con casi con angustia.

Este domingo el Gobernador presidirá el acto de conmemoración de la Batalla de Apóstoles. Será un momento oportuno para reforzar una vez más –como se dijo- el concepto de Misionerismo y de la necesidad de defender lo nuestro, con determinación y convicciones.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas