SEGUINOS

POSADAS

La estrategia tiene que ver con pensar el presente y el futuro

Quien pretenda regresar al pasado para analizar con sus parámetros el presente habrá de equivocarse. Este tiempo nuevo demanda respuestas nuevas, diferentes, y es muy posible que, con el tiempo, desde una perspectiva más distante pueda advertirse que aquella crisis al ingresar al nuevo siglo haya sido mucho más profunda de lo pensado. La transformación social y cultural no ha sido tan puesta bajo la lupa de la investigación como el plano de lo político. Aquel “nunca más” que sepultó para siempre (en el para siempre que es posible proyectar a futuro) los sistemas dictatoriales, la intolerancia y hasta la guerra como medio de resolución de los conflictos, se profundizó con el “que se vayan todos”.

Manifestaciones nítidas de una sociedad harta de sinrazones. Manifestaciones que, además, no pueden imitarse, ni repetirse con pretextos banales. Lo acaban de poner en evidencia los “cacerolazos” paquetes y, en el otro segmento de la sociedad -el laboral-, los paros “sorpresivos” de trabajadores privilegiados que afectan a buena parte de la sociedad.

Ninguno de ellos alcanza a superar el ámbito de la minoría de las minorías. Que tienen tanto derecho a manifestarse como cualquiera, pero que no sólo no marcan tendencia sino que tampoco interesan al conjunto. Otras son las preocupaciones. Y nuevamente las evidencias: el plan de viviendas que revitaliza una antigua entidad bancaria –que en su momento fue señera en el país- motivó 300 mil consultas de todo el país horas después de haber sido lanzado.

Desde los gremios a las cámaras empresariales dieron cuenta de su apoyo para sacar a la economía de un “amesetamiento” que la tiene creciendo a menor ritmo que en los últimos años y que si bien no es preocupante en sí mismo –Argentina es un país que sigue creciendo-, se puede potenciar la complejidad desde el exterior.

Podría decirse, entonces, que “el país” no está interesado en el dólar o en el regreso de un showman a la televisión. Sino con cuestiones que tienen que ver con necesidades familiares –de la vivienda-; de empleo –la multiplicidad de requerimientos que plantea la construcción-; de la estabilidad de empresas consolidadas y nuevas firmas. Nadie permanece ajeno a cuanto sucede en el mundo. Principalmente en la Europa jaqueada. Cuyos indicadores son alarmantes: 72,1 por ciento del PBI, la deuda pública de España, superando el 60% previsto como tope máximo en la Unión Europea para sus países miembros.

La fórmula argentina –misionera- sigue apostando, en cambio, al sostenimiento del mercado interno que permite mantener en actividad, con ingresos, a todos los sectores de la sociedad. “Esfuerzo compartido”, dijo la presidenta Cristina de Kirchner al lanzar el programa Procrear de Viviendas, explicando que concernía tanto al Estado como a las empresas privadas. Una fórmula que viene poniendo en ejecución en Misiones, el gobernador Maurice Closs. Días atrás daba cuenta de una baja en la obra pública compatible con la inflación, pero señalaba el mantenimiento de una inversión promedio mensual de 80-100 millones de pesos, de los recursos del Tesoro provincial.

“Misiones viene llevando adelante también un plan estratégico de vivir con lo nuestro”, puntualizaba, de su parte, el presidente de la Cámara de Representantes Carlos Rovira a propósito de la política fiscal instrumentada por ley. Que le ha permitido a la Provincia afrontar crisis internacionales como las del 2008 y 2009.

Pero también ponía de manifiesto que hay cuestiones que tienen que ver con la inteligencia y la política. Por caso, las inversiones del Plan de Terminación de Yacyretá aportaron recursos equiparables a un año de coparticipación anual más, durante los últimos 10 años. Además levantar obras como el Centro de Convenciones, el Centro del Conocimiento, el Centro de Alto Rendimiento, el Parque de la Salud y ahora la expropiación del ex Savoy para hacer el Museo de la Civilización, Cultura e Inmigración aporta a la vitalidad de una ciudad como Posadas que exhibe una Costanera única en el país. Y toda la nueva realidad tiene que ver con la autodeterminación que también simboliza la Lanza de Andresito entregada por el orfebre Carlos Pallarols. Que será exhibida en el salón de las Dos Constituciones del Palacio Legislativo, cuando finalice su puesta en valor.

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas