SEGUINOS

NACIONALES

La Iglesia redobló las críticas al Gobierno y pidió que “el ajuste no lo paguen los pobres”

En medio de la creciente tensión por el debate de aborto legal, la Iglesia Católica redobló las críticas contra la política económica del Gobierno. En la apertura de la Semana Social en Mar del Plata, la institución cuestionó que “se acentúe cada vez más el enorme nivel de inequidad” y pidió que “el ajuste no lo tengan que pagar los pobres”.

Los encargados de abrir el encuentro fueron la gobernadora bonaerense María Eugenia Vidal, la ministra de Desarrollo Social, Carolina Stanley, el presidente del Episcopado y obispo de San Isidro, Oscar Ojea, y el presidente de la Comisión Episcopal de Pastoral Social y obispo de Lomas de Zamora Jorge Lugones, un hombre cercano al papa Francisco.

Con el lema “Democracia: un camino de servicio a los pobres”, Ojea advirtió en la apertura del convite que “el nivel de inequidad (en la Argentina) es enorme y se acentúa cada vez más más”, y remarcó la honda preocupación por lo que ocurre en nuestra patria”.

Al respecto, el prelado destacó que “el 60 por ciento de los argentinos gana menos de 15.000 pesos por mes” y afirmó que “ante esta realidad, la Iglesia no puede dejar de decir que el ajuste no lo tienen que pagar los pobres”.

Las palabras de Ojea provocaron ayer los aplausos de un auditorio que colmó el salón más grande del hotel sindical 13 de Julio, de Luz y Fuerza, ubicado en el centro de la ciudad de Mar del Plata, donde tendrán lugar las jornadas hasta el próximo domingo.

El aborto, contrario a “las leyes de la naturaleza”

En su discurso, Ojea también alentó a que tanto los dirigentes políticos y sociales tengan “contacto directo con los más pobres” y escuchen su “grito” pero también dejó un espacio para hablar de temas de actualidad, como el aborto.

“El aborto no es un derecho sino un drama. Hemos perdido la oportunidad de legislar sobre cómo apoyar a las madres con embarazos no deseados”, afirmó el presidente de la Conferencia Episcopal Argentina (CEA), quien calificó a quienes se muestran a favor de su legalización como personas que “no han entendido las leyes de la naturaleza”.

Poco antes del inicio de la Semana Social, monseñor Jorge Lugones consideró que el histórico debate por el proyecto de interrupción voluntaria del embarazo (IVE) no es relevante, ya que afirmó que hay temas “más urgentes”.

Fuente: Infobae.

Descargar Semanario Seis Páginas