SEGUINOS

POSADAS

La incapacidad que esconden “presiones” y un cachetazo

La oposición mostró lo peor de sí misma con los “escándalos” armados primero acerca de presuntas “presiones” para que se vote el Presupuesto 2011 y luego con una bofetada, por no menos presunta ofensa a quien ni siquiera tuvo empacho en reconocerse ladrón públicamente. ¿Qué fin llevaban tamañas desmesuras?: el ocultamiento de la incapacidad para legislar. Por primera vez desde la redemocratización un Congreso deja sin Presupuesto a la Presidencia de la República. Por cierto hay remedios institucionales. La Presidenta prorroga el que está vigente este año y recurre a decretos de necesidad y urgencia, un recurso del que no venía haciendo uso Cristina Fernández.

Es muy posible sin embargo que esta oposición mediático-legislativa empiece a volver sobre sus pasos. De hecho ya le pidieron a la Jefa de estado la convocatoria a extraordinaria para tratar el Presupuesto 2011. ¿Porqué?. Porque, desde el vamos, la Presidenta tendrá libre disponibilidad de casi un 70% más de los recursos ahora manejados. Porque el Presupuesto 2010 se confeccionó en el 2009 y por imperio del crecimiento de la economía, ese cálculo de gastos y recursos se incrementó en un 40% y si se piensa que como mínimo a ello se sumará, cuando menos, un 30% más en el 2011, Cristina podrá contar con todo ese volumen de recursos dinerarios en un año electoral.



No es sólo la Presidenta sin embargo la que debe cargar con la incapacidad manifiesta de una oposición conducida por la mística Lilita Carrió. El país entero la sufrirá al quedar fuera de registro las obras públicas requeridas a la Nación. Entre ellas el largamente demandado Gasoducto del Nea que debería comenzar en el 2011 para que en el 2014 o en el 2015 se pueda contar con un combustible mucho más accesible del que ahora se dispone y acentúa las históricas asimetrías de la región.



A la incapacidad opositora seguramente se está sumando el efecto “negativo” de los registros positivos del Gobierno: la reforzada imagen de Cristina viuda de Kirchner, con altísima imagen positiva y pronunciada preferencia electoral, un 70% y más del 50%, respectivamente. Que para colmo de “males” mantiene una economía en crecimiento con indicadores récord en la recuperación de la industria. Por ejemplo la fabricación de automóviles llegará a niveles no vistos, del orden de las 800 mil unidades. Este año la producción llegó a los 700 mil rodados. Pero además habrá comenzado, también, la producción integral de vehículos en el país. Es decir, Argentina empezará a dejar de ser mera ensambladora para retomar aquella histórica vanguardia que llegó a poseer cuando hasta hizo modelos propios.



No sería desatinado pensar que todas estas buenas nuevas que benefician a todos, incluidas las grandes empresas, desconciertan al histórico poder hegemónico. Porque lo obligan a vivir según las normas republicanas, aquellas que consagran las libertades individuales y aseguran los derechos sociales, con impero de la justicia para los crímenes de lesa humanidad del pasado. Con consulta a la opinión popular en cada elección de autoridades, sin cortapisas. Con más institucionalización y más democracia.



Claro que persiste la crispación en algunas concentraciones poderosas. Pero es más bien patrimonio del micro clima porteño. Porque en Misiones, por ejemplo, se vive otra realidad. Acá también la Legislatura dejó sin Presupuesto al ex gobernador Carlos Rovira, que de todos modos gobernó con apoyo popular y la fuerza política en el poder hasta sumó mayor número de votos en las siguientes elecciones generales. Pero tras aquella instancia de intencionada traba institucional, se empezó a escribir otra historia. La de la madurez y el consenso, alcanzado desde una conducción legislativa puesta en manos del ex mandatario misionero y con proyectos de ley específicos, precisos, respondiendo a demandas provinciales reconocidas por todos como tales. Más aún, es la Cámara de representantes que con sus aprobaciones del Presupuesto contribuyeron a la gobernabilidad del actual mandatario, Maurice Closs.



También acá la oposición se mantiene dispersa y con un desempeño errático. Inclusive una pequeña porción se ha transformado en mediática. Lo único que ofrecen a la sociedad es una interpretación sin fundamento de la realidad que como toda falacia se desdice a poco de andar. Procuran también la desmesura de titulares inflados, ante la falta de iniciativas de sus dirigentes. No han propuesto una sola medida que pudiera atender las necesidades de la gente. Podrían elegirse como exponentes de esta nulidad al ex gobernador Puerta, que más que actuar en el Congreso dedica afanes a un adelgazado Peronismo Federal, y su ex socio, Claudio Wipplinger, ocupado en demandar apoyos al sector forestal, no obstante a que todas las inversiones familiares se han efectuado en la vecina provincia de Corrientes.



Inclusive, estos dos dirigentes han pretendido bastardear una iniciativa oficial que tiene el alto propósito de terminar con la desnutrición de niños, niñas y adolescentes, adultos mayores. Intentan desdibujarla a diario en el par de medios que manejan y no han realizado un solo aporte real desoyendo la convocatoria oficial a sumar voluntades para el control de las medidas adoptadas a fin de que efectivamente se rescate a la población en situación vulnerable. La actitud solo puede ser entendida si se la inscribe en las prácticas de la vieja política que echaba mano a cualquier cosa para descalificar al oponente al que calificaban de “enemigo”, no de adversario. Cuando el acceso al poder no tenía por propósito el bien común sino los intereses personales o corporativos a expensas del conjunto de la sociedad.



Felizmente son unos pocos. La sociedad en general sí quiere sumar. La comisión directiva del Colegio de Médicos se ofreció a apadrinar niños en situación de desnutrición incluidos en el programa Hambre Cero. Todo un ejemplo.






 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas