SEGUINOS

Sin categoría

La incertidumbre dominante, el síntoma que causó mayor preocupación

O bien acentuó gravemente el peor desplome del peso argentino frente al dólar y la persistencia en aumentar la tasa de interés hasta límites inexistentes en el mundo, sin alcanzar más que resultados momentáneos. Porque después que el jueves la moneda estadounidense superara los 40 pesos, apenas descendió unos centavos el viernes, en el cierre de la semana. Y lo peor, nadie sabe a ciencia cierta si ésta será la tendencia hacia una estabilidad cambiaria o tan sólo un breve respiro para una reanudación de nuevas corridas la semana venidera.

En Posadas, el presidente de la Comisión de Presupuesto, Impuestos, Hacienda y Asuntos Económicos Marcelo Rodríguez fue gráfico, explícito, en sus declaraciones a la prensa poco antes de comenzar la sesión ordinaria de los jueves de la Cámara de Representantes. “llevamos adelante un Presupuesto 2019 con perspectivas negativas.  No sabemos qué va a pasar mañana, fíjense la gravedad de la situación. Tampoco qué va a pasar la semana que viene. Mucho menos qué va a pasar en el 2019.

Admite la misma preocupación que cualquier persona en la provincia o en el país. También porque el Gobierno de la Nación no escucha a la gente, política que, en cambio, sostiene la Renovación desde su gestación, destaca. Habló de la falta de precios por la misma incertidumbre reinante en la actividad económica. Para advertir la responsabilidad de la que debe hacer gala la clase política. “Le pido responsabilidad en lo que se dice en lo que se hace. Tenemos que cuidar nuestras instituciones, la democracia argentina y la democracia misionera”.

Observa que el sector financiero del país al que tanto motivó el Gobierno de la Nación “hoy está incontrolable. Y eso ha hecho que nuestros productores, colonos, micro, pequeñas y medianas empresas estén en la incertidumbre. Estén angustiados los empresarios, los trabajadores con todos estos procesos de ajustes que lo único que han hecho es endeudar al país, someter a miles de argentinos a la pobreza y dentro de poco –y ojalá no sea así- a la desocupación”.

La corrida cambiaria, acentuada cada vez que el Gobierno -desde el mismísimo presidente Mauricio Macri a su Jefe de Gabinete Marcos Peña- hablaba para llevar tranquilidad supuestamente, ha provocado que muchos pequeños y medianos comerciantes se abstengan de vender, de cumplir con pedidos, porque hay “falta de precios”. Inclusive hubo farmacias en el interior de Misiones que suspendieron ventas por el sistema de obras sociales. Por la misma incertidumbre de la que hablaba el diputado renovador.

Crece el escepticismo por la conducción económica: el dólar trepó a 34,48 pesos

Nadie sabe a qué precio puede vender hoy porque no sabe a qué precio comprará mañana. Tampoco sabe nada de los servicios, porque las tarifas están dolarizadas y la moneda extranjera quebró todos los techos que se habían propuesto para lo que resta de este año. El desabastecimiento por esta vía es uno de los escenarios más indeseados pero también posibles.

Los periódicos especializados en economía de mayor prestigio en el mundo, ocuparon sus portadas con la crisis argentina, principalmente titularon con la tasa del 60% para intentar contener el desplome del peso. “El peso argentino tropezó nuevamente el jueves mientras el presidente Macri lucha con una crisis de confianza, desatada por un creciente malestar social y el escepticismo sobre su habilidad para contener la inflación desbocada, cortar el gasto y satisfacer sus necesidades de financiamiento”. Es el informe de The Wall Street Journal, por caso.

 

https://www.infobae.com/america/america-latina/2018/08/31/la-crisis-del-peso-argentino-en-los-medios-del-mundo/

No parece atinado que se pierda la serenidad. Mucho menos desde el Gobierno de la Nación. De nada sirven los trolls, ni las extravagancias de la cofundadora de la alianza en la gestión nacional. Hace falta racionalidad y sensatez, buscar por esa vía una contención del mercado desbocado, replantear la política económica, fomentar la producción, generar riqueza. Porque la otra gran preocupación de propios y extranjeros tiene que ver con que “si la Argentina podrá cumplir con sus necesidades financieras en los próximos años”. Y ahora, también, en el corto plazo.

 

 

Descargar Semanario Seis Páginas