SEGUINOS

POSADAS

La industria manufacturera muestra señales de recuperación a febrero de 2012

“En Macroeconomía identificamos la coyuntura como el muy corto plazo: periodos menores a un año. Ello es posible mediante la lectura e interpretación de indicadores económicos que constituyen el instrumental disponible para observar variables que subyacen en el análisis de información estadística relevada y publicada por el Instituto Nacional de Estadísticas y Censos (INDEC) en Argentina”. El párrafo fue extraído de un informe elaborado por la lic Virginia Martínez con el título “¿Qué nos dice la coyuntura?”. La nota fue publicada en el Semanario /6p en su edición Nº 123

¿Para qué interpretar?



Cuando pensamos en la finalidad de la interpretación puede surgir variedad de razones como: la de buscar razones para realizar inversiones privadas en bienes de capital; intervenir en el mercado financiero; evaluar una empresa, o su producto, en la interacción con la competencia; poder evaluar las políticas aplicadas por el Gobierno o, simplemente, comprender cómo se desempeña la actividad con sus perspectivas o tendencias.



Sin embargo las estadísticas del Producto Interno Bruto (PIB) pm se encuentran definidas sectorialmente o se conocen trimestralmente; por lo que se hace necesario recurrir a un análisis de coyuntura que permitirá tener datos más cercanos del ambiente económico. Para ello se recurre a encuestas que permiten reunir datos estadísticos, sobre la base de una muestra representativa de la población total, que permitirá inferir si la rama de la actividad relevada tuvo aumento o disminución en sus precios, por ejemplo. Sin embargo, hay que tener presente que si se trata de aumentos siempre es preferible el aumento de las cantidades. 



Antes de avanzar cabe preguntarnos ¿cuán confiables son? 



Dejando atrás la escasa confianza al organismos nacional responsable –a pesar de afrontar un proceso de renovación- podemos opinar que, intrínsecamente o por sí mismos, los indicadores no dejan de estar fuertemente condicionados por las expectativas de las personas y empresas que componen el mundo de los negocios, al momento del trabajo en campo, ó por hechos contingentes o estacionales que afectan la actividad que se releva para volcarse a una cifra.



Tampoco debemos dejar de tener en cuenta, que la economía argentina se mueve con aún un  37 % de informalidad. No obstante, históricamente se destacó por la rigurosidad de sus series estadísticas en Latinoamérica.



Mostrar lo que ocurre coyunturalmente se transforma así en series representativas de lo que acontece en los mercados de bienes y servicios. Por ejemplo se puede citar, la variación cuantitativa de las ventas mensuales, el índice Estimador Mensual de la Actividad Industrial (EMI), el resultado de su saldo comercial mensual, exportaciones menos importaciones (X-M), el índice de producción industrial (IPI), como así también las ventas de supermercados o centros de compras.



¿Qué tipo de análisis permiten realizar?



Metodológicamente, los análisis son básicamente de estática comparativa que  muestran el nivel de actividad en forma de índices calculados trimestral o  mensualmente y  comparan el comportamiento de la variable,  con respecto al mes anterior y al mismo mes del año anterior: esto último vendría a representar la dinámica del corto plazo, porque muestran en un período más largo como se han transformado las variables aludidas. Por otra parte la estadística utiliza como herramienta la construcción de índices desestacionalizados,  empleando coeficientes que suavizan los efectos de hechos contingentes no previstos y previstos o estacionales



Cabe señalar que la coyuntura está signada por el nivel de empleo, por lo que conviene mirar los indicadores más significativos.



(Por lic Virginia B Martínez)  (Más info en www.seispaginas.com)

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas