SEGUINOS

POSADAS

La investigación de un accidente podría derivar en una causa por homicidio calificado

Un inesperado giro podría dar la investigación de un choque frontal que la semana pasada se cobró la vida de una nena de dos años y dejó casi 20 heridos. El marido de la conductora del coche que se estrelló contra un micro denunció ante la Policía que dos días antes de ocurrir el hecho mantuvo una discusión con la mujer, quien amenazó con golpearlo “donde más te duele”. El hombre, un médico ginecólogo que se desempeña en las filas de Gendarmería, se presentó en un primer momento ante el fiscal Alejandro Monzón, quien le pidió que efectuara la declaración en la Comisaría de Puerto Libertad, ya que el sumario aún no fue elevado al Juzgado de Instrucción de Puerto Iguazú.

Fuentes vinculadas a la investigación dijeron que el hombre se presentó ante la Policía con una copia de una exposición que realizó el 11 de octubre, dos días antes de la tragedia. En una comisaría de Puerto Iguazú relató que mantuvo una fuerte discusión con su pareja por cuestiones vinculadas a la convivencia y que en esas circunstancias la mujer amenazó con incendiar la casa o el auto y que le iba a “dar donde más te duele”. El médico dijo que apenas se enteró de la muerte de su hijita de dos años, sospechó que el choque no había sido accidental, sino que se trataba de la consumación de la advertencia proferida dos días antes.



Según trascendió, la relación entre ambos estaba deteriorada desde hace un tiempo. Los policías que trabajan en el caso establecieron que la pareja era swinger y que con el paso del tiempo se despertaron los celos en el médico. Los investigadores manejan la denuncia como una hipótesis más del caso. El joven que viajaba como guarda en el micro recordó que el chofer le dijo “mirá lo que hace esa loca” cuando el coche se cruzó de carril en un lugar con buena visibilidad y vías de escape para evitar la colisión.



Un rato después de ocurrido el accidente, cuando la madre de la pequeña víctima era cargada en una ambulancia, llegó su pareja, quien fuera de sí le propinó varios golpes en el rostro, acusándola de la muerte de su hija.


Cuando galeno se presentó a declarar, los policías le advirtieron que en ese caso el hecho encuadraría en el delito de homicidio calificado por el vínculo, que prevé la pena única de prisión perpetua. Sin inmutarse, el hombre respondió “que se pudra en la cárcel”.



Además de la hipótesis de un homicidio, se barajan otras dos posibilidades: que la mujer se haya cruzado de carril con el coche cuando su pequeña hija pretendía cruzar desde el asiento trasero hacia adelante; o que haya perdido el control del Peugeot tras ser superada por un camión brasileño de gran porte.
Por el momento, tanto la mujer como el conductor del micro están acusados de los delitos de “homicidio y lesiones culposas”.



 

Click para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Descargar Semanario Seis Páginas